negocio online

Policía de Wiwilí requisa arsenal a civiles

  • Tenían lanza granadas con sus municiones, fusiles y uniformes militares

ALINA LORIO L.Wiwilí, Nueva [email protected]

En la ejecución del Plan de Desarme para el aseguramiento de las elecciones en el municipio de Wiwilí, Nueva Segovia, la Policía Nacional requisó un lanza granadas M- 79, 15 granadas de mano, 2 AK, un fusil M-78 y uniformes militares que se encontraban en manos de civiles.

El comisionado Erick Brenes, segundo jefe de la Policía Nacional en Nueva Segovia y encargado del operativo, informó que en el caso del lanza granadas M-79 fue encontrado en la vivienda de Ulises Blandón Chavarría en la localidad de Bocas de Bana. En los otros casos las armas o material bélico también fueron encontrados en manos de civiles sin relación alguna con grupos armados.

El operativo se realizó, dijo el jefe policial, con las respectivas ordenes judiciales para el allanamiento de las viviendas y en presencia de miembros de las Comisiones de Paz y Justicia de Wiwilí, con el fin de que observaran que el actuar policial estuviera apegado a derecho y en pleno respeto a los Derechos Humanos.

El Plan de Aseguramiento del proceso electoral en Wiwilí incluye el patrullaje permanente de fuerzas conjuntas del Ejército y la Policía Nacional sobre aguas del Río Coco y el desarme o incautación de material bélico que se encuentre en manos de los civiles.

En ese sentido, el comisionado Erick Brenes añadió que en el marco del acercamiento de los servicios policiales a la comunidad, la Policía Nacional hace constantes llamados a través de perifoneos en las calles del casco urbano de Wiwilí para que los civiles se acerquen a la unidad respectiva a tramitar sus licencias de portación de armas en el caso de quienes aún portan armas ilegalmente.

INCLUYE ARMAS LEGALES

Por su parte, la comisionada Glenda Zavala, jefa de la Policía Nacional en Nueva Segovia, dijo que por orientación del mando central se ha iniciado la retención de las armas que tienen portación autorizada en todo el departamento, con el propósito de devolverlas después del cinco de noviembre.

A pesar de las inconformidades y reclamos por la medida, la comisionada Zavala explicó que la ocupación de armas en manos de civiles, debidamente legalizadas o no, es una necesidad para garantizar el éxito en los planes de aseguramiento del proceso electoral y, sobre todo, durante y después de las votaciones.

En ese sentido, detalló que en Ciudad Antigua hasta este viernes se habían requisado 10 armas de fuego, entre legales e ilegales, y así ocurrirá con los restantes 11 municipios del departamento.  

relaciones clientes