negocio online
  • Factor externó provocó problemas indica informe de la Cepal

EFE

SANTIAGO DE CHILE.- El desfavorable contexto externo desaceleró la economía de Nicaragua durante 2001, con un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de sólo el 2 por ciento, afirmó la CEPAL en su balance preliminar de la región, difundido ayer en Santiago.

En 1999, el PIB de Nicaragua se expandió un 7,4 por ciento, y el año pasado lo hizo en un 4,7 por ciento, recordó en su análisis la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

No obstante, el informe destaca que a pesar de que los desequilibrios internos y externos excedieron lo previsto, la inflación registró una variación de sólo el 5,8 por ciento, frente a un 9,9 por ciento registrado el año anterior.

La CEPAL subraya que el menor crecimiento del PIB nicaragüense está directamente asociado con el entorno externo desfavorable, a un elevado déficit fiscal y a la persistencia de dificultades en el sector bancario.

También menciona como factor determinante la incertidumbre propia de un año electoral, que incidió en un retroceso de la inversión privada y de los flujos de la cooperación financiera internacional.

La coyuntura adversa, explica el informe, afectó a los resultados fiscales, cuyos ingresos aumentaron sólo un 1,2 por ciento en los primeros nueve meses del año, lo que obligó al Gobierno a comprimir sus desembolsos, principalmente los gastos de capital, que cayeron en un 21 por ciento, lo cual erosionó la efectividad del sector público como elemento dinamizador de la economía.

En cambio, los gastos corrientes se expandieron en un 12 por ciento nominal, con lo cual los gastos totales aumentaron en un 3,4 por ciento, con lo que el déficit público se elevó a más de un 8 por ciento del PIB.

Tras incumplir las metas convenidas con el FMI en el segundo año del Servicio para el Crecimiento y Lucha Contra la pobreza, el gobierno logró acordar sólo un programa interino para el segundo semestre de 2001.

Si se cumple la disminución del gasto convenida, el déficit público no financiero bajará al 7,8 por ciento del PIB (frente al 8,3 por ciento en 2000).

A raíz del alto déficit fiscal y de los costos asociados a la crisis bancaria que estalló en 2000, la política monetaria continuó siendo restrictiva.

El Banco Central proveyó la garantía total de los depósitos y apoyó la liquidez de los bancos intervenidos.

Después de los altos niveles registrados durante el programa de reconstrucción ejecutado tras el paso del Huracán Mitch, en 1998, la inversión pública retrocedió este año, lo mismo que la privada en el sector residencial, lo que se tradujo en una intensa desaceleración en la construcción.

Esto último fue, a la vez, el factor determinante en la declinación del conjunto de la economía nicaragüense.

DEFICIENTES CALIFICACIONES

El informe de la CEPAL indica que en el sector externo, el negativo contexto internacional se hizo sentir en las exportaciones de manufacturas desde las zonas francas y en la industria turística.

El déficit en el comercio de bienes continuó siendo muy elevado (37 por ciento del PIB), especialmente en un contexto de menor dinamismo de la economía.

Las exportaciones se contrajeron más que las importaciones (un 4,7 por ciento frente a un 1,6 por ciento), sobre todo por la disminución de las ventas de productos tradicionales (-18,5 por ciento), determinada a su vez por el derrumbe de los embarques de café (-40,3 por ciento), como consecuencia del desplome de los precios internacionales de este producto.

Las importaciones cayeron por el debilitamiento de las compras de bienes intermedios y de capital, atribuible a su vez a la desaceleración de la actividad económica.

EN LAS MALAS

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estimó en sólo 1,1% el crecimiento del producto regional para el año 2002, después de una pobre expansión de 0,5% en 2001, según el informe anual difundido este miércoles en Santiago, sede de la organización.  

relaciones clientes