negocio online

Niegan fricciones Iglesia-Gobierno

  • Presidente Bolaños desmiente que su gobierno esté interesado en el retiro del cardenal Obando
  • Tema no estará incluido en su próxima cita con el Papa Juan Pablo II, asegura mandatario

Consuelo Sandoval [email protected]

El presidente Enrique Bolaños rechazó ayer que su gobierno mantenga fricciones con la jerarquía de la Iglesia Católica, rumores que los atribuyó a personas “diabólicas y malintencionadas” que intentan sembrar animadversión con su administración, situación que ha sido publicada en medios de comunicación afines al ex presidente Arnoldo Alemán.

“Me contaron que hay personas que están sembrando animadversión entre la Conferencia Episcopal y el Gobierno, es una total falsedad que estén diciendo que he enviado a representantes al Vaticano para que destituyen al cardenal Miguel Obando, son inventos de gente que quiere dañar las relaciones con el Presidente”, manifestó.

Calificó de “buenas” las relaciones gubernamentales con la Conferencia Episcopal.

Sentenció que tratará de averiguar la identidad de esa “gente diabólica” que pretende distanciarlo e introducir la cizaña entre el Presidente y la Iglesia Católica.

MARÍN RECHAZA VERSIÓN

Por su parte, Leandro Marín Abaunza, asesor personal de Bolaños, rechazó que él integre una delegación para gestionar o intrigar ante el Vaticano en contra de Obando.

Marín tildó de malintencionadas a las personas que intentan generar infundios contra el Gobierno, tras admitir que durante el gobierno de Anastasio Somoza, en 1969, presidió una misión que viajó al Vaticano a plantear las preocupaciones por la participación de ciertas órdenes religiosas en la promoción de la Iglesia Popular, así como a proponer el nombramiento como arzobispos a los sacerdotes León Pallais o Manuel Pérez Alonso.

“Lo hice en 1969 cuando el cardenal Obando no era obispo. Yo siempre he tenido respeto y aprecio por Su Eminencia, ayer (miércoles) me presenté a la residencia del cardenal Obando, para decirle que esas afirmaciones eran una falsedad, porque hablan de dos épocas distintas, están diciendo medias verdades que son mentiras”, sostuvo.

Aseguró que en esa época monseñor Obando no era obispo, sino director de un seminario salesiano en El Salvador.

“De manera que no pude encabezar ninguna misión hacia el Vaticano en su contra”, reafirmó.

De acuerdo a un despacho de ACAN-EFE, el presidente Bolaños ofreció una entrevista a un telediario desde Monterrey, donde participa en la Conferencia Internacional sobre la Financiación al Desarrollo, en la que negó que su gobierno intrigue ante el Sumo Pontífice, para el retiro de Obando, quien presentó el año pasado su renuncia al Arzobispado al cumplir 75 años, conforme al derecho canónico.

“Quiero decirle que ni yo, ni mi gobierno, ni mis funcionarios, ni mi familia, están involucrados en ninguna intriga contra la Iglesia (católica), o el cardenal Obando”, explicó el presidente Bolaños.

Consultado sobre una eventual reunión con la jerarquía católica a fin de resolver “las fricciones”, Bolaños indicó que se entrevistó en febrero pasado con la Conferencia Episcopal, como lo hizo con el resto de las instituciones de la sociedad civil.

En esa oportunidad, Bolaños solicitó el apoyo de los obispos para “combatir la corrupción y hacer andar el país”, a lo que el cardenal Obando, en nombre de los ocho obispos de la Conferencia Episcopal, dio su respaldo.

RELACIONES “NO MUY AMIGABLES”

Obando, que es Arzobispo de Managua, declaró a diversos medios de comunicación que las relaciones de la Iglesia Católica con el gobierno de Bolaños “no son muy amigables”.

Por el contrario, el prelado señaló que el clero católico sostuvo “buenas relaciones”, con el gobierno del ex presidente de Nicaragua, el liberal Arnoldo Alemán (1997-2002).

Según Obando, las dificultades comenzaron en febrero pasado, cuando el ministro de Educación, Silvio de Franco, canceló unas becas a maestros en la Universidad Católica.  

relaciones clientes