negocio online
  • Alemán pide respaldo de la cúpula del PLC para negociaciones de Ramírez con el FSLN
  • Herrera, quien apoya a Ramírez, señala que en el partido hay quienes se benefician con mantener a Alemán preso

Consuelo Sandoval

El ex presidente Arnoldo Alemán se encuentra en un fuego cruzado entre dos facciones del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), por lo que ayer se convocaron en una reunión de emergencia procurando apaciguar sus contradicciones internas acerca de las negociaciones que mantienen de forma paralela con el Frente Sandinista y el Gobierno.

De acuerdo al ex secretario nacional, René Herrera, en el PLC se enfrentan dos posiciones antagónicas y aseguró que se está practicando el “canibalismo político”. Criticó al sector duro del arnoldismo por presentar iniciativas legislativas a favor de Alemán, pese a que saben que no cuentan con los votos suficientes para su aprobación.

La reunión a la que asistieron la esposa e hija del ex mandatario, María Fernanda Flores y María Dolores Alemán, transcurrió en un ambiente de tensión entre los dos bandos, fundamentalmente porque el ex mandatario desde la cárcel envió una carta al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) solicitando el respaldo para el secretario nacional del PLC, Noel Ramírez, en las negociaciones con el Frente Sandinista y la separación de Enrique Quiñónez, jefe de la bancada liberal y de Wilfredo Navarro, vicepresidente del PLC.

La presencia de las “Marías”, informó nuestra fuente, tendría la intención de incidir a favor de Ramírez y de las negociaciones con el FSLN porque albergan la esperanza que favorece la libertad del ex mandatario.

Sin embargo, agregó la fuente, el sector que integran Navarro, Quiñónez y la secretaria de organización Jamileth Bonilla, desconoció las negociaciones con los sandinistas y al parecer se rebelaron contra Alemán, quien, según el informante, estaría perdiendo el control de la cúpula liberal.

Bonilla admitió las contradicciones que prefirió denominar como “malestar interno” y confirmó la existencia de la carta, cuyo contenido no reveló.

“Ramírez seguirá siendo miembro de la comisión negociadora, pero Wilfredo la coordina, siempre la ha coordinado, lo que pasa es que hubo una redacción mal hecha en esa carta. Nosotros no vamos a negociar nada con el Frente ni estamos negociando con el Frente. En el CEN no han informado nada sobre pláticas con el Frente Sandinista”, expresó Bonilla.

Herrera estimó que la tendencia que integra Navarro “busca siempre dar la impresión que están desesperados por sacarlo, pero que en el fondo lo están perjudicando. Los que más salen gritando y logrando por Arnoldo son los que más se benefician con tener a Arnoldo preso porque continúan controlando al partido”.

Herrera considera correcta la estrategia de negociaciones que plantea Ramírez porque el partido se fortalece con la posible libertad de Alemán, en cambio, aseguró, no le convienen al Gobierno que favorece su debilitamiento porque oxigenaría a la oficialista Gran Unión Liberal con los remanentes que quedarían del PLC.

PÓNGALE SELLO

“No existe la más mínima división. Existen algunos malestares internos como siempre han existido. El malestar es que haya mandado esa carta por escrito que salió en contra de Quiñónez y de Wilfredo diciéndoles sobre las pláticas que ellos tuvieron. A mí me molestaba esa carta y lo que se estaba vendiendo en los medios de comunicación, eso de que había una división”, dijo la secretaria de organización Jamileth Bonilla.

Bonilla desmintió que Alemán haya retirado el apoyo a su candidato municipal Pedro Joaquín Chamorro y dijo que por el contrario, será el futuro alcalde de Managua.

“No, de ninguna manera, eso no se negocia, es más, póngale sello, Pedro Joaquín Chamorro ya es el alcalde de Managua, no vamos a negociar la cabeza de él, ni la democracia de este país a cambio de nada”, garantizó.

relaciones clientes