negocio online

Obando: “Si no dialogamos nos destruimos”

  • Durante homilía dominical se refirió a batallas del seis por ciento

Eduardo Marenco Tercero

El cardenal Miguel Obando y Bravo instó ayer al diálogo y a la unidad para evitar una catástrofe nacional.

La destrucción y la muerte continuarían si no se detiene la violencia generada por la disputa del seis por ciento del presupuesto general de la República para las universidades, advirtió Obando.

“Los nicaragüenses debemos pensar que somos como dos vasos de vidrio que vamos flotando en el proceloso mar, y si las olas se encrespan, si las olas se arrecian, si el mar se vuelve enfurecido, y esos vasos que van flotando chocan, ahí viene la catástrofe, viene la destrucción, viene la muerte”, alertó Obando.

El pronunciamiento del Cardenal se da luego de que los rectores de las universidades estatales se acercaran al Arzobispo de Managua para invitarlo a ser mediador en el conflicto con el Gobierno, en torno a la asignación presupuestaria estatal al sistema de educación superior.

Obando no ha aceptado el papel de mediador, pero desde el púlpito de la Catedral de Managua se pronunció ayer para que cese la violencia e inicie el diálogo.

Haciendo una rápida alusión a la historia nacional, el Cardenal valoró que por falta de unidad en Nicaragua ha habido guerras que “nos hicieron chocar” y “en parte (por eso) nos destruimos”. Además, añadió, “nuestra economía se vino al suelo, (y hubo) más pobreza, más dificultades”.

Debido a ese peligro, Obando invitó a la oración, a no quedarse de brazos cruzados y a encontrarse con Cristo para “no destruirnos”. De inmediato hizo referencia a las batallas del seis por ciento, la asignación constitucional a las universidades públicas, centro del conflicto entre universitarios y el Gobierno en los últimos catorce años.

“Se debe conversar porque los choques de los dos vasos de vidrio destruyen. Ya hubo destrucción: hay estudiantes universitarios que han quedado heridos, (hubo) un policía que falleció, dejó a una mujer sin marido… el choque de los dos vasos de vidrio produjo destrucción y muerte, tenemos que pedirle al Señor que pare esto”, aconsejó.

relaciones clientes