negocio online

Gustavo Ortega [email protected]

** Hoy andamos en la “onda” tecnológica, pues muchas veces lejos de darnos comodidad, la modernidad nos provoca problemas y malestares, entre los más comunes están los cajeros automáticos.

** Volvemos a hacer un encarecido llamado a los bancos a que estén pendientes de la calidad del servicio de esos aparatos, que muchas veces meten en aprietos embarazosos a los usuarios y en otros casos causan taquicardias por el susto de no entregar la cantidad solicitada.

** Una amiga de los asteriscos nos contó que un “honrado” aparato de esos sólo le “robó” cien pesos, menos mal, hemos sabido de otros que se han “enguacado” hasta 500.

** Ahora está a la espera de que “arqueen” al bendito aparato que algunas veces le da la onda por ser bilingüe y trabaja “only in english”.

** Otra pifia de la modernidad es con las tarjetas de crédito. A quién no le ha sucedido que aunque estén al cien los pagos, la cajera sin asco dice casi como con un megáfono “está sin fondos” y lo que es peor que lo dice con una certeza que pareciera que no sabe que uno hace los enormes esfuerzos por cumplir con la obligación de pagar.

** Otras ya hacen uso del eufemismo “está denegada”, es menos tosca la frase pero igual de penosa. Lo peor que cuando uno llama para reclamar lo pasan desde la extensión 1101 y al final termina hablando en la 5999 y nadie responde a la queja.

** Pero Dios guarde uno se atrase un día con el pago, le sacan el jugo y sólo falta que llamen a los hijos para advertirle “avisale a tu papá o mamá que se atrasó”…

** Siempre hemos dicho que hay que asumir las deudas, nadie obliga a los usuarios de tarjetas a que se desordenen en el uso, ahí toca a cada quien revisar sus hábitos de consumo.

** Pero hay desbalance en los servicios, atienden mal y cobran como que uno fuera convicto, eso está obligando a muchos a ponerse las pilas y cancelar los contratos.

** Y ya para terminar, ojo, pestaña y ceja con el uso de Internet, mucho cuidado con los programas que se usan y además averiguen qué tanta injerencia tienen los administradores en cada empresa, pues nos han avisado que la privacidad está siendo violada en varios lados.

relaciones clientes