negocio online

Analizando estilos de miembros del equipo

Con frecuencia, los nuevos gerentes creen que para que los miembros del equipo tengan éxito deben trabajar tal como lo hicimos nosotros. La conjetura es que otras personas tienen las mismas motivaciones del gerente.

Pero los gerentes no pueden tratar informes directos como si fueran distintas versiones de sí mismos. Para hacer una labor eficaz entrenando y desarrollando empleados, esto es, convertirse en un jefe enfocado en el “nosotros”, un gerente necesita descubrir qué motiva a cada individuo.

Algunos ejecutivos alientan a sus nuevos gerentes a dar evaluaciones personales a sus informes directos, tales como el sistema DISC Personal Profile, que puede proporcionar comprensión sobre si los informes directos son más analíticos o intuitivos en un enfoque de toma de decisiones.

Pero en ocasiones, una aproximación más directa también puede ser útil.

Aliente por lo tanto a los nuevos gerentes a reunirse con cada empleado de manera individual con el único propósito de conocerlos mejor.

Ejemplos de algunas de las cosas que usted podría sugerir: “Dígame algún proceso que funcionó bien para usted”, o “¿Qué es algo de lo que ha hecho aquí de lo cual se siente orgulloso?”

Según señala Richard Lamond, ejecutivo de Spherion, una empresa de reclutamiento de personal, “mi experiencia es que los empleados están dispuestos a hablar” sobre sus logros.

Al mismo tiempo, sugiera un lenguaje que los gerentes puedan usar en sus interacciones diarias a fin de crear un sentimiento de “nosotros”, como por ejemplo: “Estoy realmente interesado en su reacción”. Parece algo muy sencillo, pero los nuevos gerentes con frecuencia desdeñan la importancia de esas simples formas de iniciar una conversación.

Recuerde, lo que parece obvio para gerentes veteranos no es todavía como una segunda naturaleza para personas de menor experiencia. Además, los nuevos gerentes son con frecuencia bombardeados con tantas nuevas tareas y responsabilidades que no es sorprendente que intenten acudir a una o dos muletas.

Hacer lo que ha hecho bien en el pasado en lugar de delegar sus tareas y dar vigor al equipo es una de las muletas más usadas por los ejecutivos que recién comienzan. Inclusive las sugerencias más simples, tales como eficaces formas de iniciar una conversación, pueden ayudar mucho a concretar la difícil transición entre “yo” y “nosotros”.

relaciones clientes