negocio online

Purísimas con gran fe y orden en Jinotega

CORRESPONSAL / JINOTEGA

La Gritería del 7 de diciembre en esta ciudad se llevó a cabo en completo orden, con la misma fe y devoción de hace muchos años, aunque con menos pólvora este año en relación a otros y el orden que reinó en la Gritería, fue gracias a un vasto operativo que realizó la Policía Nacional, con un intenso despliegue de sus fuerzas, a pie, en motocicletas y en vehículos por las diferentes calles de la ciudad.

El Obispo de Jinotega, monseñor Carlos Enrique Herrera, dio el tradicional grito: ¿Quién causa tanta alegría? en el atrio de Catedral, San Juan, a los centenares de marianos que se desplazaron por las calles de la ciudad, iniciando la Gritería 2009.

La tenue y pertinaz llovizna y el frío reinante no fue obstáculo para que miles de personas a pie, principalmente, y en vehículos se desplazaran por las calles de la ciudad y barrios, donde se ubican conocidas casas, donde sus propietarios son conocidos marianos que año con año abren las puertas de sus hogares y altares para recibir a centenares de creyentes que cantan y rezan a María.

Las familias que año con año, se han distinguido por componer los altares y con más de 100 años de tradición, se siguieron destacando como la familia Zeas Cantarero; Picado Zelaya; Lezama Castillo; Castro Iglesias; Zelaya Gutiérrez, Úbeda, Rodríguez Solís, Castilblanco, Rizo Centeno, que abrieron sus puertas y arreglaron sus altares para que centenares de marianos cantaran y gritaran a María y recibieran paquetes, agualoja y frutas.

La familia García García no se quedó atrás, y el padre Norwin García, a la cabeza de dicha familia, se lució con un altar, inspirado en la cita bíblica de San Lucas, en la que el Ángel le dice a María: Concebirás en tu vientre un niño, el que darás a luz y le pondrás por nombre Jesús .

“Es que Dios nos dio la oportunidad de darnos su propia madre, para que interceda por nosotros, los pecadores”, sostuvo el padre Norwin, quien manifestó que los días 7 y 8 de diciembre son días especiales para estar en contacto con Nuestra Madre Santísima.

En el parque central de Jinotega, la Alcaldía arregló la imagen de la Purísima con flores y luces, y en la biblioteca Paul Harris se repartieran unos cuatro mil paquetes, en los que también participó la delegación del Intur.

Ver en la versión impresa las páginas: 8 A

relaciones clientes