negocio online

A casa dos acusados de narcoliberación


CORRESPONSAL/ CHINANDEGA

La juez Local Penal de Chinandega, Claudia Noguera, ordenó una fianza pecuniaria para dos ex funcionarios del Sistema Penitenciario de Chinandega, presuntamente implicados en la liberación en diciembre de tres narcos guatemaltecos con una orden falsificada de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Tras salir de los juzgados, Ramiro Jaenz, ex jefe del penal de Chinandega, y María Emilia Mairena, ex jefa de Control de Reos del mismo penal, se fueron hacia sus hogares mientras continúan las investigaciones.

No obstante, deberán presentarse a la audiencia del próximo martes, que está prevista a realizarse a las 09:00 a.m.

[doap_box title=”“No es chivo expiatorio”” box_color=”#336699″ class=”aside-box”]

  • Julio Argueta Jaenz, sobrino de Ramiro Jaenz, ex jefe del penal de Chinandega, señaló que su tío es inocente.
“No puede ser un chivo expiatorio del sistema. La familia Jáenz no es corrupta, vamos a defender su honorabilidad porque no ha violado ningún procedimiento, aquí hay asuntos que la familia va a tener que decir, pero confiamos en la justicia”, manifestó Argueta Jaenz.

Ramiro Jaenz, quien al parecer padece problemas de diabetes y de la presión, confía en un sobreseimiento definitivo.

Jaenz, al igual que María Emilia Mairena, ex jefa de Control de Reos del penal de Chinandega, son acusados por los delitos de facilitación de evasión y como cómplices de uso de documento falso.

[/doap_box]

“Tres abogados nos constituimos en fiadores por la honorabilidad de Ramiro y Emilia, la juez (Claudia Noguera) accedió a dar la libertad”, manifestó el defensor Luis Pérez Carmona.

ABOGADO ADMITE FALSIFICACIÓN

Durante la audiencia, que duró alrededor de 12 horas, el abogado Emilio Molina Peña, otro de los acusados, aceptó haber falsificado la orden de libertad para que escaparan los tres narcos guatemaltecos.

Entre tanto, Carolina Vázquez, defensora del abogado capitalino Ricardo Polanco, quien también está siendo acusado en este caso, declaró que su defendido no tiene ninguna responsabilidad penal en las liberaciones de los narcos.

“Estamos seguros de que ninguna (de las pruebas) llega a tocar siquiera un indicio que diga que Ricardo Polanco fue partícipe de una acción de éstas”, dijo la defensora.

De acuerdo con Vázquez, en el próximo juicio oral y público logrará demostrarlo.

La abogada expresó que los recibos de remesas que presentó el Ministerio Público a nombre de su defendido, el abogado Ricardo Polanco, muestran que no existen operaciones ilícitas, sino que son honorarios que se hacen a través de una vía legal y que tienen fechas anteriores a mayo del año pasado.

YA ESTÁN CIRCULADOS

Los narcos guatemaltecos que se fugaron con la orden de libertad falsa fueron: Carlos Saúl Zúniga Pérez, César Augusto Jordán González y Olgeo Morales Hernández.

El pasado 29 de enero la directora de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, confirmó que han circulado a través de la Policía Internacional (Interpol) para ubicar en los países centroamericanos a los tres narcos guatemaltecos que se fugaron en diciembre pasado y que salieron de Nicaragua por el puesto fronterizo de El Guasaule, hacia Honduras.

INSISTE EN INOCENCIA

“Soy inocente, agradezco mucho, no puedo decir mucho en este momento, el respaldo del pueblo ha sido positivo, es un aval. Vamos a demostrar que somos inocentes, no los vamos a defraudar”, se limitó a responder el ex alcaide del penal de Chinandega, Ramiro Jaenz, al salir de la delegación policial cerca de las 9:00 de la noche del jueves, cuando terminó la audiencia que duró alrededor de 12 horas.

Por su parte, María Emilia Mairena, ex jefa de Control de Reos del mismo penal, agradeció a los que la apoyaron, quienes celebraron con euforia y pólvora en la calle frente a los juzgados y luego en la zona exterior de la delegación policial.

La audiencia se realizó con la presencia, en las afueras del juzgado, de familiares de los ex funcionarios del penal de Chinandega, amigos y simpatizantes sandinistas que escuchaban música revolucionaria.

Ver en la versión impresa las páginas: 4 A

relaciones clientes