Cafetaleros van por dos millones de quintales

Wendy Álvarez Hidalgo

Hay pérdidas en la cosecha cafetalera 2011-2012, pero se mantiene la meta de producir dos millones de quintales y con la misma calidad. Los exportadores estiman la reducción hasta en un ocho por ciento como consecuencia de la maduración prematura del grano y la floración temprana en las plantas.

[doap_box title=”El café en divisas” box_color=”#336699″ class=”aside-box”]

De lograr los dos millones de quintales, las exportaciones de café podrían dejar este año alrededor de 420 millones de dólares, estima el presidente de Excan, José Ángel Buitrago.

El año pasado la venta de café oro aportó a la economía más de 426 millones de dólares, según datos del Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex).

[/doap_box]

El panorama, por ahora, no es “alarmante”, asegura el presidente de la Asociación de Exportadores de Café (Excan), José Ángel Buitrago. Los productores también están logrando resolver la escasez de cortadores, problema que se acentuó durante las fiestas de fin de año.

“Ya esa situación se está resolviendo. La gente que se está quedando en Nicaragua está sacando el café”, explicó.

A inicios de la semana pasada los productores habían advertido que los cortadores estaban emigrando a El Salvador y Honduras para trabajar en las fincas cafetaleras de esos países, que también han empezado la época de recolección del grano.

Pese a las problemas climáticos y de personal que han enfrentado los productores en estas últimas semanas, en los beneficios ya se encuentra entre el 45 y 50 por ciento de la cosecha esperada para este ciclo.

CAÍDA DEL GRANO CESÓ

Eric Ahler, director comercial de Origen Mercon Coffee Group, al que pertenece Cisa Exportadora, asegura: “En esta semana no hay mayores reportes de caída del café, ya que las lluvias han disminuido y se ha incorporado una mayor cantidad de cortadores”.

Se espera que a principios de marzo concluyan las labores de corte de café. El sector emplea a más de 350 mil personas durante la época pico de recolección. “Estamos ante una buena cosecha, esto a pesar de la caída del café”, afirma Ahler.

Ver en la versión impresa las páginas: 12 A