Textiles nicas a conquistar su propio mercado

Las micro, pequeñas y medianas empresas del sector textil-vestuario en Nicaragua fueron las que experimentaron durante el 2015 menor crecimiento en comparación con sus pares de otros sectores, pero ese tiempo fue suficiente para entender que la asociatividad y organización como gremio será clave para posicionarse en el país con mejores productos y competir con precios más accesibles.

Karla Quiñónez Vargas, presidenta de la Cooperativa Nicaragüense Textil (Conitex), explica que uno de los sueños de las mipymes de ese sector es lograr proveer pedidos mayoristas a empresas gubernamentales o bien al sector privado.

Pero ¿qué ha impedido que en los años anteriores no se lograra? Quiñónez considera que ha sido la falta de concienciación entre los propietarios de mipymes textiles y de la disponibilidad de materia prima suficiente para elaborar las piezas.

Por esa razón, uno de los planes que ese sector tiene y en los que ya están trabajando es en la importación directa de algodón y poliéster, procedente de Guatemala y El Salvador, para tener un almacén suficiente y que abarate costos.

Creo que fue un año (2015) con oportunidades y de una dinámica de crecimiento con un potencial que todavía no hemos podido explotar. Fue un tiempo de reorganizarse, la semana pasada estuvimos visitando a un proveedor mayorista en El Salvador para conocer mejor ese aspecto de la compra directa”, manifestó Quiñónez.

OPORTUNIDAD PARA TODOS

Para Maryurieth Lazo, gerente de ventas y copropietaria de NicaTextil, una empresa de confección, bordado y serigrafía, el hecho de organizarse fue de vital importancia porque les permitió desarrollar alianzas estratégicas y poder obtener contratos mayores sin temor a quedar mal.

“Crecemos y somos mejor representados y entre todos nos ayudamos. Siento que hay más apoyo y le das mejores opciones al cliente. Porque uno conoce su capacidad y cuando el pedido es mayor a lo que uno puede hacer, entonces se activan las alianzas”, relató Lazo quien está en ese giro de negocio desde 2007.

Y el hecho que trabajen en la importación de la materia prima para Lazo es mejor pues sostiene que en ocasiones en el mercado nacional no hay y se genera inconvenientes cuando ya han confirmado un pedido y deben buscar solución como sea.

EL PRIMER EJERCICIO

Ese tipo de alianzas que plantean Quiñónez y Lazo permitieron que el año pasado lograran un contrato de elaboración de 10,000 uniformes para la Policía Nacional. Mismo que una sola mipyme en un mes no hubiera podido concretar.

“Por más que uno quiera tomar pedidos grandes, debe ser honesto consigo mismo y con la clientela, entonces el hecho que este sector nos estemos organizando y asociando para cumplir contratos, fue lo que nos impulsó a proveer a esa institución. Otro de los aspectos que se seguirá trabajando es en la estandarización de procesos y calidades de productos”, dijo Lazo.

Estimaciones del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conimipyme) muestran que el sector textil-vestuario genera a nivel nacional unos 5,000 empleos entre formales e informales.

Y según el presidente de esa organización, Alejandro Delgado, el hecho que muchas de esas mipymes no estuvieran registradas como proveedoras del Estado el año pasado, impidió que como sector lograran la venta de los uniformes y mochilas para el denominado paquete escolar que el Gobierno distribuye a la niñez estudiantil a través del Ministerio de Educación.

PROYECTOS EN PLANES

Según Delgado, se están preparando tres proyectos que llevarían beneficio al sector textil vestuario que forma parte de la estructura del Conimipyme.

“Se están elaborando planes y recientemente vino un asesor internacional para asesorarnos y llevarlos a las sedes diplomáticas que podrían financiar”, dijo el representante gremial.

Lo interesante para el presidente de Conimipyme es que este sector, pese a ser el que experimentó menor crecimiento en el 2015, aduce que ya está preparado para que este 2016 repunte junto a otros.

Según Delgado, de los tres proyectos el que lleva más avance es uno que elaboran para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), mismo que pretende financiar e impulsar el desarrollo económico de los pequeños empresarios de ese sector.

El presidente de Conimipyme también agregó que algunos de esos negocios ya exportan sus productos a países centroamericanos, Norteamérica y el Caribe, y aunque las ventas son pequeñas, ya tienen el potencial para un día insertarse con más fuerza en otros mercados.

“Tenemos la experiencia de importantes empresas que han logrado contratos con clientes en el exterior. Por ejemplo en Masaya y Managua hay importantes negocios que han logrado la exportación”, dijo Delgado quien también representa al sector cuero calzado del país y es diputado sandinista.

PRODUCTOS NUEVOS

De acuerdo con la presidenta de Conitex, Karla Quiñónez Vargas, quien también es propietaria de una empresa en Managua con 22 años laborando, este año perfilan la producción de chalecos industriales con cintas reflexivas, con los que pretenden llegar a las empresas e instituciones del Estado.

“Para los primeros días de febrero tenemos programado un viaje y visitar a importantes proveedores de esa industria para negociar la compra de insumos, obtener un mejor precio y conocer in situ la dinámica de elaboración”, explicó Quiñónez, quien afirma que hay entusiasmo entre los propietarios de esas empresas.

BUENA TEMPORADA

El inicio de año es para los empresarios del sector textil vestuario una oportunidad para participar de las licitaciones que los ministerios emiten con la renovación de uniformes, así como las empresas privadas, sostiene Karla Quiñónez, presidenta de la Cooperativa Nicaragüense Textil. Mientras que Maryurieth Lazo, copropietaria de NicaTextil, agrega que otro movimiento es la venta de uniformes escolares y la ropa deportiva para los estudiantes y en cierta proporción los artículos publicitarios.

EN CIFRAS

50 empresas entre micro y medianas registra Conimipyme que operan formalmente y que son del textil vestuario.

10 mipymes forman parte de la Cooperativa Nicaragüense Textil, que en conjunto emplea unas 150 personas.