Irela Iglesias, el ángel de la luz para los estudiantes que perdieron un ojo en protestas

El 19 de abril del año 2018, la Universidad Nacional Agraria amaneció convulsionada. Muchos de sus estudiantes habían decidido que era hora de despertar y reclamar al gobierno por la reforma al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social que golpearía fuertemente a los pensionados.

Con morteros y huleras, los chavalos se tomaron el recinto y enfrentaron a los oficiales de la Policía Nacional.

En medio del desigual enfrentamiento que era transmitido en directo por los medios nacionales, el país fue impactado por la imagen de un joven cuyo ojo emanaba abundante sangre.

“Le dieron en el ojo», se escuchaba una y otra vez en el en vivo. Los comentarios de quienes seguían las transmisiones no se hicieron esperar y en muchos se leía el profundo pesar que aquella escena generaba.

Ese joven cuya vida cambió para siempre ese día era Roberto Rizo y su tragedia tocó de manera especial a Irela Iglesias, quien desde ese día se convirtió en el ángel de la luz para los jóvenes que perdieron el ojo en las protestas antigubernamentales.

Iglesias, quien se define como una mujer sincera, leal y siempre dispuesta a ayudar a los necesitados en la medida de lo posible, comparte:la mañana del 19 de abril miré en redes sociales  las imágenes de Roberto Rizo, el primer joven que perdió su ojo en la UNA, en ese momento me puse a pensar que podía ser mi hijo. Luego,  el 20 de abril cuando fui a conocer a Roberto me encontré con 8 jóvenes más que se encontraban en la misma situación y de ahí sabía que tenía que hacer algo más grande y surgió el Programa de Prótesis Ocular para Estudiantes”.

La determinación que Iglesias tenía para apoyar a esos jóvenes la llevó  a lanzar una campaña que relata  fue todo un éxito, pero con profundo pesar admite que nunca imaginó que la lista de víctimas iba a aumentar considerablemente, “tanto de los que perdieron un ojo como otros heridos con diferentes lesiones”.

Definitivamente, la vida de Irela Iglesias ha tenido un giro radical, pues además de ser la bienhechora de los estudiantes, también se ha enfrentado al hecho de que perdió su negocio, aunque afirma que lo más difícil ha sido ver el dolor de los heridos y sus madres, a quienes he ayudado.

Atenciones

Con el programa de Prótesis Ocular en el 2018 atendió  36 casos de heridos en su ojo, de los cuales 15 requirieron prótesis y las recibieron, 1 perdió la vista en ambos ojos y el resto iban a recuperar un porcentaje de la visión.

Asimismo, a finales de noviembre del 2019 otro joven perdió un ojo bajo el mismo contexto y a mediados de enero recibió su prótesis.

Iglesias ha llevado a cabo esta noble labor gracias a la recaudación de fondos “a través de donaciones por parte de nicaragüenses que se encuentran dentro y fuera del país, además de organizaciones que surgieron en medio de la crisis para ayudar a heridos y otras necesidades”.

Irela Iglesias se considera una mujer que cuenta con protección divina y afirma que siempre está en contacto con la mayoría de los jóvenes  estudiantes y con sus mamás, pues “algunos han seguido necesitando algún tipo de medicamentos por sus lesiones u otro tipo de ayuda, ya que son personas de escasos recursos y muchos se quedaron sin trabajo”.

Texto por Letzira Sevilla Bolaños

2 comentarios en «Irela Iglesias, el ángel de la luz para los estudiantes que perdieron un ojo en protestas»

  1. Impresionante, la dedicación y solidaridad de este ser generoso. Una mujer especial con un corazón de ángel. ! El Señor le Bendiga y Proteja , en su noble entrega !

    Responder

Deja un comentario