Policía a exreos políticos: “Dejen de joder que la militancia anda suelta y no respondemos»

Ante organismos de derechos humanos se presentó el exreo político Frank Sequeira, oriundo de Chontales, para denunciar que el sábado 1 de febrero fue detenido injustificadamente y obligado a quitarse la ropa en la estación de Acoyapa.

Sequeira estaba acompañado por el también expreso político Lenín Salablanca y asegura que viajaban de Juigalpa a Acoyapa en motocicleta y a las 12.00 del mediodía llegando a Acoyapa entraron a una sorbetería.

“Allí me dejó por 10 minutos Lenín y luego  regresó de cobrar un dinero donde uno de sus clientes. Como a los 2 o 3 minutos de que regresó, estábamos conversando cuando pasó por primera vez la patrulla, dio la vuelta en un esquina, volvió a regresar, se detuvo frente a la sorbetería, se bajaron los oficiales con un mini-comisionado y le pidieron los documentos de su motocicleta, él procedió a dárselos y mientras el minicomisionado Cristino López, jefe de esa delegación le intentó quitar la mochila a Lenín para registrarla”, señala Sequeira.

Asimismo, relata que Salablanca se rehusó a entregar la mochila y lo que hizo fue abrirla para mostrar todas sus pertenecías,las cuales fueron arrojadas al adoquinado.

“El comisionado, al no encontrar una causa para llévarselo en ese momento, le dijo a Lenín que lo acompañara a la Delegación porque estaba involucrado en una colisión de unos niños con su motocicleta, fue así que procedieron a su detención arbitraria, lo esposaron y lo subieron a la patrulla”, continúa.}

Frank Sequeira junto a Lenín Salablanca.

En ese momento, Sequeira abordó un taxi y se dirigió a la delegación policial que se encuentra en la salida a Río San Juan, carretera a San Carlos.

“Grabé de inmediato  un segundo video cuando lo estaban bajando de la patrulla, entré a la delegación a preguntar por qué lo detenían y de qué lo acusaban,    en ese momento  el comisionado a cargo ordenó a tres oficiales mi detención inmediata, me despojaron de mis pertenencias personales, me obligaron a desnudarme en la sala de la misma delegación para requisarme,  nos pusieron a hacer 15 sentadillas desnudos, me resistí a la detención y un oficial no dejaba de vociferar en contra de nosotros que éramos delincuentes y que íbamos a pagar por los policías muertos en Morrito y por todos sus compañeros y el daño que le habíamos ocasionado al país”, apunta Sequeira.

Entrevista amenazante

Por otro lado, asegura que el mismo oficial que no paraba de hablar le golpeó las costillas. Además, afirma que los pusieron en celdas diferentes, y como a la hora y media los sacaron a una entrevista con el jefe de la inteligencia de Chontales, comisionado Miguel Ángel Oporta, alias MAO.

“Las primeras palabras de este señor MAO fueron dejen de joder a la gente que están siendo vigilados por la inteligencia todo el tiempo, y que nosotros no somos ciudadanos comunes que salimos bajo una Ley de Amnistía, que seguimos siendo delincuentes con expedientes abiertos y que podían procesarnos de inmediato, que la militancia sandinista nos vigila todo el tiempo en nuestras casas, un paso que demos fuera de la casa somos informado de inmediato a la policía, insistió  con estas palabras y de forma amenazante; dejen de joder, dejen de joder que la militancia anda suelta y encachimbada y que ellos no responde por lo que nos pueda suceder a nosotros”, prosiguió.

Después de ese sermón que Sequeira califica de amenazante, fueron notificados de que serían liberados, no sin antes llenar un formato tipo expediente con sus generales de ley y huellas dactilares, “nos hicieron firmar el mismo documento y posterior el comisionado Oporta nos querían obligar a hacer un video donde querían que nos comprometiéramos a dejar de joder a la militancia sandinista y a la compañera Rosario, lo intervine de inmediato y le dije que el único video que íbamos a gravarles era pidiendo por la libertad de los presos políticos, justica, democracia y la libertad de ellos mismos, nos dieron nuestras partencias y nos entregaron a nuestros familiares”.

Texto por Letzira Sevilla Bolaños

Deja un comentario