Hombre se declara culpable por el crimen de sus padres en risas ante la jueza

En el Día del Amor y la Amistad, un hombre que mató por odio y ambición  a sus padres, se declaró  culpable por ambos crímenes.

Adrián Guerrero Echeverry, de 38 años, admitió hoy ante la jueza Segundo Distrito Penal de Juicio de Managua, Adela Cardoza, haber asesinado a sus padres, Guillermo Guerrero Espinoza, de 72 años, y Sonia Echeverry Mendieta, de 73.

Adrián Guerrero Echeverry, quien padece de Acondroplasia, condición conocida popularmente como enanismo, al admitir su culpabilidad no se mostró arrepentido por haberle quitado la vida a sus progenitores, sino que por el contrario sonrió ante la jueza Adela Cardoza.

Antes que Adrián Guerrero admitiera su culpabilidad; Nidia Patricia Quintana, que era su pareja, se declaró culpable por los delitos de asesinato agraviado y robo agravado.

Quedarán debiendo

Una vez que los criminales admitieron su culpa; la Fiscalía solicitó que Adrián Guerrero sea castigado con 50 años de prisión por el delito de parricidio y siete por robo agravado.

Para Nidia Quintana,  representante del Ministerio Público, pidió 60 años por dos asesinatos agravados y siete por el robo agravado.

En lo que refiere a Adrián Guerrero los crímenes le fueron calificados por parricidio, porque las víctimas eran sus progenitores.

En ambos casos, aunque la jueza Adela Cardoza les imponga la pena máxima a Adrián Guerrero y Nidia Quintana, ellos estarán en prisión solo 30 años.

Los hechos

Entre la medianoche del 16 de noviembre del 2019 y la madrugada del día siguiente, Adrián Guerrero y su pareja Nidia Quintana ejecutaron el asesinato de los ancianos, el cual habían planeado semanas antes.

Como primer paso desactivaron las cámaras de seguridad que había en la casa, ubicada en residencial Altamira en Managua.

Después, Adrián Guerrero, quien se moviliza en una silla de ruedas, simulando que necesitaba ayuda llamó a su padre (Guillermo Guerrero), quien acudió al cuarto de su hijo y al abrir la puerta fue atacado a traición por su nuera, Nidia Quintaba, con un tubo metálico.

Una vez que el anciano cayó al piso fue rematado a tubazos y acto seguido lo cubrieron cinta adhesiva  transparente.

Adrián Guerrero y Nidia Quintana pasarán 30 años por crímenes de ancianos. Ernesto García/Diario Libre

Posteriormente procedieron de igual manera con Sonia Echeverry, de 72 años, madre de Adrián Guerrero.

En el caso de la anciana, después de golpearla con el tubo en la cabeza, la cubrieron de pies a cabeza con tape transparente y la introdujeron en un clóset, donde murió de asfixia por sofocación, según el dictamen médico legal.

Después de cometidos los crímenes, los asesinos confesos se apoderaron de un automóvil, de la tarjeta de débito y crédito del matrimonio, además de joyas y dinero en efectivo.

Posteriormente se hospedaron en un hotel capitalino; para después de ir de compras a tiendas donde pagaron más de 30 mil córdobas en electrodomésticos que luego llevaron a la casa de la suegra de Adrián Guerrero en Ciudad Sandino.

En el transcurso del proceso, se supö que Adrián Guerrero mató a sus progenitores en vengsnza porque supuestamente no le daban dinero para satisfacer las exigencias económicas de Nidia Quintana.

La jueza Adela Cardoza  programó para el próximo 21 de febrero la lectura de sentencia para Adrián Guerrero y Nidia Quintana .

Texto por Ernesto García

Deja un comentario