Romance homosexual termina en crimen

Lo que fue una noche de copas y lujuria para una pareja que sostenía una relación homosexual terminó en crimen por la vía del estrangulamiento.

Así lo dice la acusación que por asesinato agravado presentó este viernes la Fiscalía contra Israel Alonso Aguilar, de 27 años.

En la acusación presentada en el Juzgado Noveno Distrito Penal de Audiencia de Managua, se asegura que  Israel Alonso, conocido como «La Aquilina», le quitó la vida a José Ramón López, de 17 años; porque supuestamente la víctima  «le debía una (infidelidad)».

En la acusación se explica que «La Aquilina” la noche del pasado 24 de febrero tomaba licor en la casa de Marvin Espinoza Rapacciolli, hasta donde llegó la víctima José Ramón López,  conocido como  «Chepito», en compañía de Mauricio Estrada y Carlos Manuel Hernández.

Al llegar a la casa ubicada en el barrio Villa Guadalupe, en Managua, Israel Alonso recibió a «Chepito» con besos y abrazos, le dio de tomar licor en la boca y se lo sentó en las piernas, a la vez que lo acariciaba,  refiere la acusación fiscal.

Dos horas más tarde (10:30 minutos de la noche), la pareja gay se retiró de la casa en dirección a un cauce donde «La Aquilina» le practicó el sexo oral al adolescente, según la narración de los hechos presentada por el órgano acusador.

Cuando  Israel Alonso estaba en la intimidad en el cauce con el sexo oral a José Ramón,  el primero intentó lanzarlo al cauce, pero cambió de parecer y lo sujetó de los brazos.

Una hora más tarde ( 11:30 minutos de la noche) cuando «Chepito” estaba   totalmente ebrio, su amante lo tomó de un brazo diciéndole que lo llevaría a su casa, ubicada en el mismo barrio.

Sin embrago, lo condujo a un basurero, donde luego de desnudarlo lo estranguló.

El dictamen médico legal establece que » Chepito» murió por asfixia mecánica (estrangulamiento).

Por los hechos antes narrados, la jueza Karen Chavarría le dictó la prisión preventiva a «La Aquilina” y le programó audiencia inicial para el próximo 9 de marzo.
Por Ernesto García

Deja un comentario