El adiós más sincero para el cantautor nicaragüense Salvador Bustos

Al conocerse la noticia del fallecimiento del cantautor nicaragüense Salvador Bustos, las redes sociales se llenaron de post en los que muchos lamentaban su deceso, quizás porque lo admiraban sinceramente por su talento, o talvez porque trabajaron con él.

Muchos otros lo exaltaban por su canción “Sin Rodillas” y hasta la vicepresidenta Rosario Murillo se refirió a él diciendo: “Honor, cariño, amor a Salvador Bustos, a quien conocimos apreciamos y quisimos tanto. Siempre llevaremos en nuestros corazones su música y su personalidad tan especial”.

Pero es válido preguntar qué hizo el gobierno por él y también qué hicieron sus seguidores y amigos músicos para apoyarlo en su lecho de enfermo.

Compartimos un texto que Humberto Guido, representante de la cantante Marbelly Blandón posteó en Facebook, el cual dimensiona la realidad de los últimos días de Bustos y de muchos artistas que viven en un país en el que el arte no se valora.

Yo, sobre Salvador Bustos

Humberto Guido

Muere en Nicaragua un 10 de marzo del 2020, a las 5 de la mañana,en el olvido, tanto de sus amigos (muy pocos sabían de su enfermedad) como de los fans que una vez tuvo y de los representantes culturales del país.

Murió en medio de la pobreza, al parecer es el destino final del 80% o más de los artistas nicaragüenses.

Somos un país que acostumbra a perder el paso de artistas geniales y majestuosos, forjadores y participes de la construcción de la cultura: poetas, cantautores, arreglistas, músicos, intérpretes, escritores, bailarines y maestros.

Y, por si fuera poco, si estos artistas no comulgan las ideologías políticas del gobierno son apartados, perseguidos y olvidados, (típico en tiempos de dictadura). ¿Para qué homenajearlos cuando mueren?

Voy a mencionar algunos grandes artistas únicos y olvidados, otros exiliados: ArnulfoOlviedo+(Q.E.P.D.), César Prado+ (Q.E.P.D.), Danilo Norori, Salvador Cardenal +(Q.E.P.D.); Norma Helena Gadea, Moisés Gadea, Dagoberto Palacios y Mario Rocha.

A los artistas, aquí en Nicaragua se les pide rebaja en sus precios por sus propuestas, ojalá fuera un simple descuento el que se les ruega, a veces esas peticiones pueden llegar hasta el 60%. Una total burla y una bofetada para un artista que con su talento le da vida al país, alegra el alma de la gente, inspira y engrandece a niños y adultos, ayuda sin saberlo a sentir valor, a vencer miedos e ir por los sueños y deseos de superación, entre muchas otras cosas que el alma y el espíritu sensible vive cuando escucha sus canciones.

Pero el nicaragüense (en su mayoria) está acostumbrado a menospreciar el arte y el verdadero valor de sus artistas.

Cuando preguntan el precio por un disco, una camiseta, una pintura o un libro se asombran del valor económico y muchas veces sus comentarios son despectivos.

Contra eso luchan los artistas en Nicaragua, no es solo contra la falta de acompañamiento desinteresado del gobierno, sino también contra el vilipendio y arrogancia de sus «fans». Sin dejar de mencionar la falta de apoyo en gestión cultural de las empresas.

Cómo es posible que un cantautor del calibre de Salvador Bustos solo haya grabado 1 disco de 8 canciones y no esta en Spotify.

Cuando estábamos en la planificación del disco “Inagotable”, de Marbelly Blandón, hablamos con él para incluir una canción inédita suya en este disco que reunió a muchos artistas, pero la cobija no pudo dar para poder incluir a don Salvador Bustos y esto es algo que hoy nos pesa y mucho.

Conclusión:

Escuchemos música de grupos y artistas nicaragüenses, asistan a sus conciertos, síganlos en sus redes sociales, compartan sus canciones y sus conciertos, y paguen cuando haya que pagar.

No crea que por invitarlos a una gaseosa o bebida alcohólica le puede decir lo que usted quiera, no pidan rebajas ni entradas gratis. No pidan discos regalados, porque cuesta un OJO DE LA CARA GRABAR, ni más canciones extras en los conciertos, al contrario, dele una propina y buena, estreche su mano y abrácelos cuando pase esto del coronavirus.

¡Que viva la música nicaragüense!

¡Que vivan los artistas independientes con dignidad, como Salvador Bustos!.

2 comentarios en «El adiós más sincero para el cantautor nicaragüense Salvador Bustos»

  1. Excelente descripción de lo que muchos sabemos, ojala esto ayude a reeducar a nuestra gente en el valor de los artistas y en como debemos de apoyarlos cuando se puede. Gracias Carlitos Humberto Guido por esa detallada descripción y decir lo que muchos sabemos y nos callamos. Cuando nos callamos otorgamos, valoremos nuestros músicos, artistas y sobre todo nuestra valiosa cultura. Siempre P’lante!

    Responder
  2. Lo vi en un concierto que dio el y Guardabarranco, en la casa Nicaragua me parece se llamaba el lugar, pequeño el lugar, allá en los comienzos de los 80′, en La Calle Dolores en San Francisco California, toco varias canciones una de ellas, se llamaba, Tragaluz, después compre quizá el que fue su único disco.

    Responder

Deja un comentario