La vitamina C no protege del contagio de COVID-19

En las redes sociales circula la información que el consumo de vitamina c tomando agua tibia con limón fortalece el sistema inmunológico y combate el virus del COVID-19, pero el portal Newtral, dedicado a verificación de hechos ha revelado que esta información es falsa.

Una de estas publicaciones fue compartida más de 17 mil veces.

También por WhatsApp circula un audio que brinda estas mismas recomendaciones de una supuesta experta china, Laila Ahmadi, quien además cita consejos de un supuesto doctor chino de la univesidad militar de Beijing.

«El virus Corona o COVD-19 llegará a cualquier país tarde o temprano, y no hay duda de que muchos países no tienen ningún equipo o equipo de diagnóstico sofisticado. Utilice tanta vitamina C natural como sea posible para fortalecer su sistema inmunológico”. La información además agrega indicaciones del “profesor Chen Horin, CEO del Hospital Militar de Beijing”: “Rodajas de limón en un vaso de agua tibia pueden salvarle la vida».

Un mensaje similiar también circula en las redes sociales en inglés, francés y portugués.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos afirman en su sitio web que el consumo de suplementos de vitamina C regularmente reducen los riesgo de contraer un resfriado entre las peronas que realizan ejercicio físico intenso, pero no en la población en general. Pero no hay evidencia o estudio que demuestre que la vitamina C prevenga o cure  el coronavirus.

Parte de la publicación que circula en redes sociales,

Entre las recomendaciones de la Organización Munidal de la Salud (OMS) se encuentra manterner medidadas de higiene respiratorio, evitar tocarse las nariz o la cara, asimismo tener cuidado al momento de manipular alimentos no cocinados y evitar el consumo de productos de animales crudos o poco cocinados.

La agencia de noticias francesa AFP también verificó la información y descubrió que la universidad de la presunta experta no exite. A través de Google corroboró que la única institución que existe con el nombre de «Zanja» se encuntra en una ciudad iraní con el mismo, al noertes del país.

Así mimo descubrieron que un mujer llamada Leila Ahmadi (y no Laila a como cirucla en las redes sociales) trabaja para el departento de Ciencias Médicas de esa universidad.

En una parte de la publicación también se afirma que «debido a la mutación genética que lo hizo muy peligroso, esta enfermedad parece ser causada por la fusión del gen entre una serpiente y un murciélago, y ha adquirido la capacidad de infectar mamíferos, incluidos los humanos». Sin embargo, no está probado el posible origen animal de la COVID-19, de acuerdo con la OMS.

Deja un comentario