Familiares de Ángel Gahona siguen exigiendo justicia, dos años después de su muerte

“Hace dos años que la policía orteguista asesinó a mi papá Ángel Gahona, mi mamá y yo continuamos pidiendo justicia, la captura del asesino y la libertad de los presos políticos”, así inicia el video que publicó en Facebook Migueliuth Sandoval, viuda del  periodista, en el segundo aniversario de su asesinato.

En el clip, de menos de un minuto, aparece Amanda Migueliuth, la hija del reportero, acompañada con una fotografía de su padre.

La niña pide respeto a los derechos humanos, la libertad de expresión, al mismo tiempo que envía su apoyo a los estudiantes, madres de caído y exiliados. “Vivan todos los nicaragüenses”, concluye.

Este martes se cumple el segundo aniversario del asesinato del periodista Ángel Gahona, quien fue asesinado la noche del 21 de abril de 2018, cuando cubría en directo a través de Facebook  las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega en Bluefields.

Gahona trasmitía para el Meridiano, con su celular, las protestas cuando recibió dos perdigones mortales de escopeta, su muerte quedó registrada en las pantallas de los celulares. “Podemos ver la puerta y la pared del cajero Banpro, totalmente destruida”, fueron sus últimas palabras.

El Ministerio Público acusó a dos jóvenes que se encontraban cerca del lugar de los hechos, Brandon Lovo y Glen Slate, de haber disparado contra el reportero. Un juez los condenó, pero quedaron en libertad bajo la “ley de amnistía” que aprobó la Asamblea Nacional controlada por el Frente Sandinista.

Cortesía.

La familia exonera de culpa a los jóvenes acusados del asesinato

El 4 de diciembre, la viuda e hija de Gahona recibieron asilo político en Estados Unidos.

“Estar en otro país es un castigo. No solo porque no tengo a mi familia, sino porque me mataron a mi esposo. Yo vine solita con mi hija y no tengo familia acá; a los 2 años perdí a mi mamá y hasta los 19 conocí a mi papá y me negó. Entonces, para mí, mi esposo era todo; mi hermano, mi amigo, mi confidente, porque era lo único que yo tenía en el mundo. Perder a mi esposo y venir a este país solita para mí fue un castigo, estaba sola y no tenía un hombro para llorar. Fue un castigo de parte del Gobierno matar a mi esposo y obligarme a dejar mi país, ir a un lugar solita y sin poder trabajar”,  dijo Sandoval en una entrevista para el extinto El Nuevo Diario.

La familia del periodista niega que los jóvenes acusados por las autoridades sean  los verdaderos responsables y denuncian la negligencia del estado para aplicar justicia para este crimen que lleva dos años en la impunidad.

Deja un comentario