Organizaciones de Derechos Humanos piden investigación de allanamiento de funcionarios ticos en asentamiento de nicas

Cuatro organizaciones que defienden los derechos humanos de los migrantes denunciaron amenazas e intimidación por parte de funcionarios costarricenses contra familias nicaragüenses refugiadas en ese país.

El pasado 23 de abril, en el cantón de Upala, aproximadamente 35 miembros de la Fuerza Pública, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), el Patronato Nacional de la Infancia (PANI), del Ministerio de la Salud, la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) y de la municipalidad de Upala, llegaron en al menos 10 vehículos a la finca en la que viven y trabajan los nicaragüenses, donde emplearon la violencia, según la denuncia de los organismos.

Los funcionarios habrían ingresado cerca de las 10 de la mañana, sin identificarse y fuertemente armados, de “manera inapropiada” allanaron las viviendas y desalojaron a los ocupantes, entre los que se encontraban, niños y adultos mayores. Los agentes no brindaron ninguna explicación, pese a que los nicaragüenses alquilan la propiedad, según relata la denuncia.

Deportación a Nicaragua

Un joven de 24 años, quien es solicitante de refugio fue trasladado a las oficinas de Migración de Upala, por no asistir a su última cita, y aunque recibió una nueva fecha, denunció que un oficial lo atemorizó con devolverlo a Nicaragua si volvía a encontrarlo en la finca.

Para las organizaciones esto significa desconocimiento por parte de las autoridades del principio de no devolución al que está inscrito Costa Rica en el derecho internacional.

Expuesto al coronavirus

Los nicaragüenses fueron aglomerados sin distanciamiento adecuado, por lo que los oficiales los habrían expuesto al coronavirus, al no tomar las medidas necesarias para evitar la propagación del virus. Asimismo, los denunciantes afirman que el trato fue irrespetuoso e intimidante, además amenazaron con quemar una propiedad destinada al resguardo de animales.

El Centro de Derechos Sociales de las Personas Migrantes (CENDEROS), el Servicio Jesuitas para Migrantes Costa Rica, el Colectivo Derechos Humanos Nicaragua Nunca+, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional  (CEJI), organizaciones que dan acompañamiento a migrantes, refugiados y personas que buscan asilo demandan al Estado costarricense investigar lo ocurrido con el fin de sancionar a los funcionarios responsable, para así enviar un mensaje que este tipo de comportamiento no será tolerado.

Deja un comentario