FMI advierte que pandemia podría «reavivar» manifestaciones en América Latina

El Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló este viernes que la pandemia del coronavirus podría reavivar las tensiones sociales en América Latina.

Alejandro Wermer, director del organismo para América Latina, explicó a través de un amplio escrito en el blog oficial del FMI que la región es el nuevo epicentro de la pandemia en el mundo.

«La tasa de infección y mortalidad per cápita de la pandemia del Covid-19 en la región se está acercando a las registradas en Europa y Estados Unidos; con el número total  de casos en América Latina y el Caribe llegando casi al 25%», señala Wermer en el texto.

En su último reporte sobre perspectiva económica, el organismo multilateral ha pronosticado que debido al coronavirus, América Latina y el Caribe experimentará estr año una contracción económica de -9.4%.

Un grupo de universitarios se plantan ante fuerzas policiales durante una de las primeras protesta realizadas en Managua en abril de 2018. Foto: archivo El Nuevo Diario.

El primer caso de coronavirus en América Latina fue reportado en Brasil a finales de febrero pasado, según datos de la Organización Mundial de la Salud, hasta hoy el virus ha contagiado a 2.2 millones de personas en la región, y otras 105,273 han fallecido.

En el caso concreto de Nicaragua, las autoridades informaron esta semana que desde el 18 de marzo y el 23 de junio pasado en el país se han contagiado 1,910 personas y otras 74 han perdido la vida.

Sin embargo, entidades independientes como el Observatorio Ciudadano de Covid-19 -el cual monitorea el avance de la pandemia con base a denuncias ciudadanas- afirma que la cantidad de contagios supera los cinco mil a nivel nacional y el número de víctimas pasa del millar.

Reporte de casos confirmados de Covid-19 hasta las 10 de la mañana de este viernes 26 de junio. Foto: Twitter Cepredenac.

TENSIONES SOCIALES

En su escrito Wermer advierte que debido a este panorama en la salud pública, las tensiones sociales en la región pueden agudizarse en los próximos meses.

«Los riesgos permanecen elevados. La pandemia podría empeorar y durar más, deprimiendo la actividad económica, presionando los balances de las empresas, empeorando la pobreza y la desigualdad y reavivando las tensiones sociales en la región», explica el directivo.

Las manifestaciones en Nicaragua empezaron el 18 de abril de 2018. Foto: archivo El Nuevo Diario.

Por tal motivo, Werner solicitó prudencia a las autoridades de países que aproximadamente desde marzo han implementado medidas preventivas ante la pandemia, pero que lentamente están iniciando a reactivar sus actividades comerciales.

«Los países deben ser muy cautelosos al considerar reabrir sus economías y permitir que los datos y los descubrimientos científicos guíen el proceso», argumenta Wermer.

COYUNTURA NICA

Desde abril de 2018, Nicaragua enfrenta una de las peores crisis políticas de su historia.

En ese mes, miles de ciudadanos participaron en una serie de manifestaciones callejeras contra el gobierno, debido en un primer momento a la aprobación de una reformas que grababan con nuevos impuestos al sistema de pensiones, pero rápidamente devinieron en la demanda de cambios democráticos en el país.

Manifestación antigubernamental en Managua. Archivo El Nuevo Diario.

Las tensiones se elevaron al grado que por varios días hubo enfrentamientos callejeros entre manifestantes y policía.

Diversos informes de organismos internacionales defensores de derechos humanos, han señalado al gobierno de Nicaragua de cometer crímenes de lesa humanidad en contra de la ciudadanía nicaragüense.

Las protestas dejaron un saldo de 328 fallecidos, más de 700 personas encarceladas, un millar de heridos y al menos 80,000 exiliados. Hay además una severa afectación a la economía local.

 

 

 

Deja un comentario