Médicos despedidos de hospitales públicos presentan demanda para ser reintegrados

Siete médicos que fueron despedidos de hospitales públicos de Managua presentaron hoy una demanda en los Tribunales Laborales solicitando su reintegro.

Los profesionales de la salud, fueron cesados de sus puestos a inicios de este mes por denunciar la gravedad de la pandemia del coronavirus en Nicaragua; y las precarias condiciones con las que los médicos atienden a pacientes con la enfermedad.

Los médicos despedidos pertenecían a los hospitales Manolo Morales, Solidaridad y la Policlínica Francisco Morazán.

Eugenio Membreño, abogado especialista en derecho laboral de la CPDH. Foto: Cortesía.

Eugenio Membreño, especialista laboral de la Comisión Permanente de Derechos Humanos CPDH, explicó que los galenos afectados, han presentado de manera individual la solucitud para su reintegro.

“Se les ha vulnerado sus derechos laborales. Se ha infringido la Ley de Carrera Médica con su despido”, dijo Membreño.

Cabe destacar que mientras los galenos y los abogados de la CPDH  interponían los recursos en los Juzgados Laborales, varios efectivos de la Policía permanecieron en las afueras del local vigilándolos.

ESPECIALISTAS ENTRE LOS DESPEDIDOS

Los médicos que piden su reintegro son Marianela Escoto López (anestesióloga), Leonor Eugenia Morin Muñoz (otorrinolaringóloga); Fernando Antonio Rojas Ulloa, Linda María Vargas Rodrígez, Ignacio Molina Cervantez (cirujano oncólogo), así como los internistas Silvio René Guevara, Nubia Fedelina Olivares Muñoz y Martha Yadira Bendaña Morales.

Los médicos despedidos junto a Marcos Carmona, director ejecutivo de CPDH. Foto Cortesía.

A inicios de este mes, un colectivo de más de 700 médicos del país suscribieron una carta pública en la que recomendaban a la población realizar “una autocuarentena” para frenar el avance de la pandemia de coronavirus en Nicaragua, que según el último reporte  oficial ha causado 2,170 contagios y 74 fallecidos.

Tras conocerse que varios de ellos laboraban en hospitales públicos, las autoridades tomaron la decisión de despedirlos.

La medida fue rechazada por la población y provocó además que a nivel internacional, más de 90 intelectuales de América Latina, Europa y Estados Unidos hicieran un llamado al gobierno de Nicaragua para que los reintegrara a sus puestos.

En la misiva los escritores, entre ellos el novel peruano Mario Vargas Llosa, sostuvieron que no había razón para politizar la salud pública.

En la carta pidieron además que los profesionales médicos del país reciban los insumos necesarios para su protección y así evitar contagiarse del coronavirus.

En ese sentido en su último reporte (hasta el 24 de junio); el Observatorio Ciudadano del Covid-19 – entidad que lleva un registro del avance de la pandemia con base a denuncias ciudadanas-  refleja que 652 trabajadores de la salud presentaban síntomas asociados al coronavirus; además según el organismo 78 profesionales han perdido la vida producto de la enfermedad.

 

Deja un comentario