Maya Moore, la estrella de básquetbol que ayudó a liberar a un convicto

 

 

En 2017 Maya Moore lideraba a su equipo Minnesotta Lynx a conseguir su cuarto campeonato de la WNBA, en siete años.

Tras el final del partido, Moore sorprendió a todos al manifestar que se alejaría de la mejor liga de baloncesto femenino por un año.

Las razones según expusó, pasar más tiempo con su familia y enfocarse en causas sociales y religiosas.

Tras completar su año sabático, los aficionados esperaban que la estelar jugadora se incorporase al quinteto de Minnesota, sin embargo, Moore optó por  dedicar el 2019 a resarcir un error de la justicia estadounidense.

Maya Moore (23) con su equipo Minnesota Lynx en 2017. Foto:Facebook

EL CASO

Como parte de sus programas sociales, Moore y sus familiares desarrollan una iniciativa religiosa en prisiones de Estados Unidos.

Fue así como uno de los familiares de  Moore conoció a Jonathan Irons, un hombre condenado desde 1998 a 50 años de cárcel por cometer el robo de una vivienda y haber disparado contra el propietario.

El delito ocurrió en 1997, pero Irons alegó siempre  su inocencia, pese a ello fue encontrado culpable.

Moore supo sobre el caso por primera vez en 2007, conoció a Irons tiempo después y en varias ocasiones ella y sus familiares asistieron a audiencias de apelación a la condena.

Eso hizo que surgiera un vínculo que perduro a lo largo de sus años de formación universitaria y ya como jugadora profesional.

Tras anunciar su retiro sabático,Moore dedico su energía y tiempo para revetir el veredicto contra Irons.

Uno de los principales argumentos descubierto por los abogados contratados por Moore, fue que durante el proceso, no se habían incluido como pruebas de descargo unas huellas dactilares que no pertenecían ni a la víctima ni a Irons.

Tampoco se había encontrado sangre u otras huellas de Irons o siquiera un arma en la escena del crimen.

Al hombre en ese entonces de 16 años lo había sido vinculado al robo solo por haber sido visto con un arma en la zona donde ocurrió el crimen.

En el juicio se estableció como la principal prueba una supuesta confesión de Irons al investigador a quien había sido asignado el caso, en ella su este afirmaba haber ingresado a la vivienda, pero que estaba bastante borracho y que no recordaba nada más.

No obstante no habían registros escritos, ni grabación de dicha confesión, pese a ello el hombre fue condenado.

LIBERADO

En marzo de este año, el juez Daniel Green, revirtió la sentencia contra Irons alegando que la fiscalía del Estado de Missouri habían obviado evidencia clave del caso y que la defensa había presentado pruebas suficientes para demostrar la inocencia de Irons.

Finalmente, tras 22 años en la cárcel Irons fue liberado el 1 de julio y en las afueras de la prisión lo esperaba Moore.

Su reacción al encontrarse con Irons le ha dado la vuelta al mundo.

«Creo que ahora puedo vivir la vida», dijo Irons durante un vídeo transmitido por Moore en sus redes sociales.

El hombre hoy de 40 años agradeció el esfuerzo que Moore y su familia realizaron para devolverle la libertad.

«Soy libre y bendecido. Ahora simplemente quiero vivir la vida  que Dios tiene para mí», agregó Irons.

Maya Moore junto a Jonathan Irons. Foto: Twitter.

NÚMEROS DE MOORE

Maya Moore jugó su carrera universitaria en Connecticut. En 2011 fue seleccionada en el primer puesto del Draft de la WNBA por Minnesota Lynx.

Con este conjunto ha ganado cuatro títulos: 2011, 2014, 2015 y 2017.

Su calidad también ha sido probada con la selección de Estados Unidos, con la cual ha ganado dos campeonatos mundiales y dos medallas de oro en juegos olímpicos.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario