ONG costarricenses facilitarán pruebas Covid a migrantes nicas varados

Las penurias para cientos de migrantes nicaragüenses que permanecen varados en la frontera sur podría llegar a su fin este fin de semana, ya que organizaciones de la sociedad civil y la empresa privada costarricenses han gestionado cerca de 300 pruebas de Covid-19.

“Tres organizaciones civiles de Costa Rica han hecho una recolección de fondos provenientes de la cooperación internacional; también un hospital privado ha donado una parte de las pruebas Covid para las personas que se encuentran en la zona fronteriza”, señaló Raquel Vargas, titular de la Dirección General de Migración de Costa Rica.

Raquel Vargas directora de Migración de Costa Rica brindando conferencia de prensa sobre situación de migrantes nicas. Foto:Captura Transmisión La Cruz Tv.

Según la funcionaria, el proceso para recolectar las muestras iniciará este viernes 31 de julio y los resultados estarían disponibles en 48 horas solicitadas.

Vargas quien junto con el Ministro de Seguridad costarricense Michael Soto, efectuaron una visita a la frontera para valorar la situación de los migrantes nicas.

PRUEBAS SE HARÁN EN ZONA TICA

“Vamos a facilitar un área justamente sobre el borde del lado costaricense para que el hospital pueda instalar su campamento móvil para hacer las pruebas a partir de mañana. Los resultados estarían en unas 48 horas y así estas personas podrán continuar su camino”, explicó Vargas.

El Hospital Clínica Bíblica, será la institución que efectuará las pruebas a los migrantes.

De igual manera gestiones de la Fundación Arias para la Paz y del Centro de Derechos Laborales participaron en las gestiones para adquirir las pruebas.

Las autoridades explicaron que los cientos de migrantes serán autorizados para reingresar a territorio costarricense por parte de Migración en donde se les practicará la prueba.

“Confiamos que pronto estas personas podrán ingresar a su país, disminuyendo el riesgo de contagio para quienes han estado en frontera”, agregó Vargas.

En días pasados, organizaciones de Derechos Humanos basadas en Nicaragua y Costa Rica, habían establecido que el número de migrantes varados rondaba los 400.

Sin embargo, este jueves las autoridades costarricenses refirieron que algunas personas de la tercera edad y menores han podido ingresar a Nicaragua, pese a ellos cerca de 200 personas que aún permanecen en la frontera.

Las entidades de derechos humanos han externado que el Gobierno de Nicaragua violenta el artículo 31 de la Constitución Política al no permitir el ingreso de los connacionales.

El gobierno por su parte ha explicado que no ha cerrado las fronteras, pero que todo aquel nicaragüense que desee retornar al país debe cumplir con varios requisitos, entre ellos presentar una prueba negativa de Covid-19.

Los migrantes provenientes de Costa Rica, permanecen a la intemperie. Foto: Cortesía.

Deja un comentario