Almagro reafirma decisión de no renovar a Abrão

La pugna a lo interno de la Organización de Estados Americanos OEA continua, ya que este viernes el titular de ese organismo, Luis Almagro reafirmó que no permitirá la reelección de Paulo Abrão, como director ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH.

Mediante un comunicado Almagro señala, en los días previos ha habido una campaña de desinformación, con la que se «pretende hacer creer que la autonomía de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) está de alguna manera en riesgo».

El secretario general de la OEA, agrega que no tiene ningún interés en apoyar la elección de alguien en particular al frente de la CIDH.

«Reafirmo que no tengo ningún interés ni deseo de participar en la selección del próximo Secretario Ejecutivo, ni participar en las discusiones que lleven a su elección, ni de escogerlo por mi parte. Reafirmo, asimismo, que ese proceso corresponde y corresponderá a la CIDH», señala Almagro en su declaración.

Pablo Abrão, está en el ojo del huracán. Foto: Archivo El Nuevo Diario.

Plantea cambios

Almagro agrega en su declaración pública que sobre Abrão penden 61 denuncias referidas a acoso laboral y abusos; por lo que la CIDH deberá elegir como su secretario general a una persona con idoneidad moral y profesional.

«Reitero, asimismo, que de ninguna manera incorporaré o reincorporaré a ninguna persona sobre la cual penden 61 denuncias. Más allá de la presunción de inocencia es desconocer la gravedad que tienen estos hechos y que la CIDH tuvo más de un año para materializar esa presunta inocencia trasladando lo informado por la Ombudsperson a las instancias de la OEA correspondientes», señala el comunicado.

El texto oficial agrega que hubo inclusive un silencio complice por parte de los comisionados de la CIDH ante las denuncias, luego de que estas les fueran notificadas.

«En lugar de buscar el más pronto esclarecimiento de los hechos denunciados (a saber: conflicto de interés, tratos diferenciales, retrocesos graves en la transparencia de los procesos, retaliaciones y violaciones al código de ética, impunidad para denuncias de acoso sexual, por mencionar algunas) procedieron en forma prácticamente inmediata a expresar su voluntad de renovar por un nuevo período al entonces Secretario Ejecutivo», dice el comunicado.

Cuestiona a organismos defensores

Por otro lado en el documento Almagro cuestionó los señalamientos que han hecho otros organismos de derechos humanos, los cuales aseguran que la no renovación de Abrão es una violación a la independencia del organismo.

«A aquellos que dicen defender derechos humanos como OACNUDH, HRW, Amnesty, CEJIL, etc… desconocen derechos laborales básicos de trabajadoras y trabajadores para garantizarles la posibilidad de trabajar libres de acoso. Respuestas corporativas y negacionistas no es la mejor manera de dar justicia ni de garantizar los derechos humanos», señala Almagro.

Y en un segundo párrafo el uruguayo agrega que quienes tratan de ocultar estas faltas, se vuelven complices activos de los delitos.

«Es de extrema gravedad desconocer estos derechos, desconocer las denuncias, tratar de imponer al denunciado por un nuevo período desconociendo la gravedad de la situación y de las denuncias, así como de la situación física, psicológica y espiritual de las funcionarias y los funcionarios. Eso ya no es complicidad pasiva, eso es encubrimiento activo. Todo ello en nombre de algo que nunca ha estado ni estará en juego: la autonomía e independencia de la CIDH», afirma.

 

Deja un comentario