Ministro tico llama criminales a manifestantes

Las autoridades costarricenses han catalogado de  «criminales» a los manifestantes que se  oponen a una  eventual  negociación del Ejecutivo con el Fondo Monetario Internacional (FMI),  que implicaría la aplicación de nuevos impuestos.

El calificativo hacia sus conciudadanos, surgieron a raíz del ataque perpetrado hacia a un trailer en el sector de la ruta  32 en Río Blanco de Limón.

“Lo quemaron y destruyeron totalmente, dichosamente no hay ninguna persona afectada pero sí daños materiales. Queremos responsabilizar a los cabecillas de estas manifestaciones, porque indudablemente lo que quieren es generar temor y zozobra y lo que está sucediendo en el país no amerita este tipo de daños ni poner en riesgo la vida de las personas»,  declaró  el ministro de Seguridad Pública, Michael Soto a la prensa costarricense.

El funcionario, quien catalogó de peligroso el ataque al trailer, encasilló según el Diario Extra de criminales  a los manifestantes y  advirtió que estos  preparan para más ataques contra la Policía.

«..En la Zona Norte y Sur, los manifestantes se están preparando para atacar a los policías con piedras, bombas molotov y otro tipo de herramienta.(..)se decomisó una importante cantidad de estos artefactos. Los manifestantes están volviendo esto una actividad criminal peligrosa, en la que Dios quiera no resulte ninguna persona lesionada ni fallecida”, señaló el jerarca.

El Cuerpo de Bomberos confirmó la quema del trailer, en la que utilizaron máquinas extintoras para controlar el fuego. No obstante, el daño en el automotor fue total. No precisaron la mercancía que trasladaba.

https://twitter.com/DrSuazo915/status/1312227949857443840

Las autoridades han informado que en los bloqueos participan unas 900 personas, instaladas en distintos sitios de la carreteras interiores del país, evitando el paso hacia zonas productivas, turísticas, puertos y fronteras.

El pasado 17 de septiembre, el gobierno de Carlos Alvarado presentó una propuesta de acuerdo con el FMI por 1.750 millones de dólares, para enfrentar los efectos económicos de la pandemia de COVID-19.

La propuesta incluye nuevos impuestos a las transacciones bancarias y la renta global, así como el aumento de otros tributos, como el de la renta y el de bienes inmuebles. También persigue fusionar algunas instituciones públicas y vender otras, como el Banco Internacional de Costa Rica y la Fábrica Nacional de Licores.

 

Deja un comentario