Denuncian atropello contra administración municipal de Wiwilí

Funcionarios de la Alcaldía de Wiwilí, municipio de Jinotega, al norte de Nicaragua, denunciaron este miércoles las pretensiones del gobernante Frente Sandinista para adjudicarse la administración edilicia en dicho municipio.

Alba Marina Cárdenas Aguilar, secretaria del Consejo Municipal de Wiwilí, explicó ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), que desde junio pasado concejales sandinistas han realizado maniobras para despojar al Partido Liberal Constitucionalista de la comuna.

La más reciente de esas movidas políticas tuvo lugar el martes cuando concejales oficialistas, respaldados por autoridades del Instituto Nicaragüense de Fomento Municipal, INIFOM y efectivos policiales se tomaron a la fuerza el edificio de la municipalidad.

Realizaron una sesión especial en la que desconocieron a la alcaldesa legalmente electa Reyna Hernández, su vicealcalde Manuel Blandón y a Cárdenas; y en su lugar nombraron en dichos cargos a Helen Toruño, Miguel Guerrero y Celso Amador.

La acción fue calificada por Cárdenas como una “barbarie” en contra de la población de Wiwilí.

La funcionaria detalló que el proceso inició el 10 de junio del año 2020, con la suspensión de la alcaldesa (Reyna Hernández), por no haber podido pagar una millonaria deuda de 16.6 millones de córdobas por indemnizaciones a más de 36 trabajadores que renunciaron a la alcaldía y otros que fueron despedidos por tener cargos de confianza.

“Salen algunas indemnizaciones con más de dos millones, 445 mil córdobas, a personas que tenían un salario de 13,000 córdobas por tanto ha sido de imposible cumplimiento el saldar esta deuda”, dijo Cárdenas.

La funcionaria agregó que el presupuesto anual de la comuna es de once millones de córdobas, por lo que saldar esa deuda es prácticamente imposible.

Alcaldía Acéfala

Tras lograr la suspensión de la alcaldesa Hernández y de su vice alcalde Blandón en junio pasado, los 36 ex trabajadores de la municipalidad entablaron una demanda judicial en contra de la administración liberal de Wiwilí.

Fue así como el 10 de agosto la jueza Diana Jarquín Valle, de Jinotega emitió un veredicto en el que inhabilitó por dos años a la alcaldesa Hernández, además la sentencia establece el pago de una multa de 100,000 córdobas.

De igual manera Blandón fue inhabilitado para ejercer las funciones de alcalde interino, y también se le impuso una multa por la misma cantidad de dinero.

Cárdenas explicó que ante esta resolución se ha introducido un recurso de apelación y que por ende lo realizado por los concejales sandinistas el martes pasado está reñido con la Ley de Municipios de Nicaragua, específicamente con los artículos 23 y 24 de dicha norma.

En los cuales se establecen las causales por las cuales un alcalde, vicealcalde y miembros del consejo edilicio, pueden ser suspendidos de sus cargos; siendo uno de ellos el que exista una sentencia firme por parte de los tribunales.

Además, alegó Cárdenas que para lograr quorum de los consejos municipales se debe contar con la presencia de más de la mitad de sus miembros, algo que no sucedió el martes pasado.

Deja un comentario