Rivenses bajan la guardia frente al Covid

Róger Salinas Gallegos, colaboración.

Inicia el fin de semana en Rivas y la vida nocturna en la ciudad del sur de Nicaragua se activa.

A pesar del riesgo a contagios al Covid, la aglomeración de personas en centros de entretenimiento como bares y estadios es una escena que se repite.

En las inmediaciones del Parque Central,  en el cual recientemente las autoridades municipales inauguraron la “Calle Calzada”, así como en los negocios ubicados sobre la carretera panamericana; es común observar a consumidores ingresando sin mascarilla, ni guardando el distanciamiento físico mientras están en los negocios.

La escena es la misma en el estadio de beisbol y baloncesto, cuyos equipos participan en la liga profesionales.

Al estadio de beisbol de Rivas la concurrencia ha sido masiva pese al Covid. Foto: Róger Salinas.

Crisis olvidada

El primer caso de Covid en Nicaragua se reportó a finales de marzo pasado.

Eso provocó que muchos pobladores incrementaran su deseo de protegerse ante el riesgo de contagios, Rivas y sus municipios no fueron la excepción.

En abril de este año, apenas unas semanas después de notificarse los primeros casos, en el departamento, empezó a verse un ambiente incertidumbre; era común apreciar a personas que colmaban las farmacias en busca de alcohol gel, cubrebocas o vitaminas.

En su momento, uno de los productos que incrementó su precio fue precisamente la mascarilla que a inicios de abril podía comprarse a C$2.50 córdobas, pero que semanas después paso a oscilar entre 20 y 30 córdobas.

No obstante, ni aún en los meses en que la crisis fue crítica, la asistencia a estadio, gimnasio, cantinas y las escasas discotecas se detuvó; hasta se realizó una fiesta a calle cerrada.

Entre mayo y septiembre, el Covid 19 golpeó con fuerza el departamento, cobrando la vida de muchos rivenses, algunos conocidos; abogados, transportistas, hijos de médicos, músicos, hermanos y miembros de una misma familia.

Los entierros expres fueron una constante en esos meses.

Hasta la fecha se desconocen datos oficuales sobre el número oficial de contagios en el departamento de Rivas, debido al hermetismo informativo del Ministerio de Salud.

Sin embargo, el independiente Observatorio Ciudadano del Covid, una entidad que monitorea el avance de la pandemia en Nicaragua con base a denuncias ciudadana, contabiliza hasta el 25 de noviembre 201 casos sospechosos del Covid en dicho departamento; además la enfermedad habría causado al menos 60 fallecidos.

De acuerdo a información extraoficial, en lo que va de este mes al menos cinco personas con síntomas de Covid permanecen internados en el Hospital de Rivas.

Sobrevivientes

Para algunos sobrevivientes a la enfermedad, continua siendo díficil hablar sobre las afectaciones que les generó el virus, además temen ser discriminados, por eso han accedido a contar brevemente su historia sin ser identificados.

J.R.F. sospechó haberse contagiado cuando empezó a sentir un cansancio y fuerte tos, por lo que decidió no dejar pasar los días y busco un médico, quien luego de examinarlo le sugirió que mejor se fuese al hospital.

En el centro asistencial permaneció ingresado más de un mes, hasta que le dieron de alta; en su hogar estuvo aislado otros 20 días.

“No quiero saber nada que tenga que ver con ese virus, lo que hago es distraerme leyendo libros y escuchar o ver programas deportivos”, indicó el consultado.

Por su parte, A.CH.N, una ciudadana que logró vencer la enfermedad, compartió que empezo a sentirse cansada y con “una tos horrible, además de ser hipertensa, fui al doctor y me vio crítica, remitiéndome al hospital, hasta que mostré mejoría, gracias a Dios por permitirme una oportunidad más de vida”, dijo.

Desde octubre, los ciudadanos han bajado la guardia, en sitios públicos es común observar que en promedio cuatro de cada de diez personas, cuatro no utilizan mascarillas u caretas.

Los juegos de baloncesto atren muchas personas. Foto: Róger Salinas.

Los templos parroquiales fueron cerrados desde abril, y para desarrollar las eucaristías, cada iglesia abrió su página en Facebook y desde esa red social hasta la fecha, continúan realizando sus transmisiones, de manera virtual, aunque ya ha retornado la presencia de fieles desde el cuatro de octubre.

Deja un comentario