Líderes Demócratas piden la destitución de Donald Trump

Texto y Fotos: Deutsche Welle

El principal demócrata en el Senado de Estados Unidos, Chuck Schumer, dijo este jueves que el presidente Donald Trump debería ser destituido de inmediato de su cargo después de incitar a la «insurrección» en el Capitolio. «Este presidente no debería ocupar el cargo ni un día más», dijo el senador por Nueva York, amenazando con un juicio político si el gabinete de Trump no lo destituye.

A estas palabras se sumó posteriormente la presidenta de la Cámara de Representantes, la también demócrata Nancy Pelosi, quien calificó como una «urgencia de suma importancia” la destitución de Trump, a quien definió como «una persona muy peligrosa que no debería continuar en el cargo». Pelosi instó al vicepresidente Mike Pence y al gabinete de Trump a invocar la 25ª Enmienda de la Constitución, un día después de que los partidarios del presidente irrumpieran en el Capitolio alentados por él.

Si el Gabinete y el vicepresidente no aplican la 25ª Enmienda, «el Congreso puede estar preparado para seguir adelante con el juicio político», dijo Pelosi. Schumer la secundó: «la forma más rápida y eficaz de destituir a este presidente de su cargo, algo que se puede hacer hoy, sería que el vicepresidente (Pence) invoque inmediatamente la enmienda 25ª».

Presión mediática y renuncias

«Lo que sucedió ayer en el Capitolio fue una insurrección contra Estados Unidos, incitada por el presidente», agregó Schumer. La 25ª Enmienda de la Constitución autoriza al vicepresidente y a una mayoría del gabinete a declarar al presidente «no apto» para ejercer sus funciones y sacarlo del poder, y es la fórmula que también han esgrimido otros representantes, incluso republicanos, así como distintos medios y líderes empresariales.

 

Los principales diarios estadounidenses coincidieron en responsabilizar a Trump de la violencia en el Congreso. «Trump provocó el asalto al Capitolio. Debe ser destituido», tituló The Washington Post su editorial, mientras que New York Times coincide en responsabilizar a «la retórica sediciosa de Trump» y a «sus facilitadores republicanos en el Congreso» del ataque y estima que «debe haber consecuencias». Los Angeles Times, en tanto, dice que lo sucedido se puede considerar «un motín, una insurrección, una tragedia, un intento de golpe de Estado», pero de ningún modo «una sorpresa».

A esto se añade una ola de renuncias. La secretaria de Transportes, Elaine Chao, anunció que dejará su cargo tras el asalto al Capitolio. Horas antes, el exjefe de gabinete Mick Mulvaney renunció a un cargo diplomático y dio indicios de que la serie de renuncias en la Casa Blanca podría ser mayor. El miércoles habían renunciado el asesor adjunto de seguridad nacional Matt Pottinger y la portavoz de la primera dama Melania Trump, Stephanie Grisham.

Deja un comentario