Edgar Tijerino, 40 años «jugando» para Doble Play: nuevo libro y proyectos

Entre estadísticas, récords deportivos, política, telenovelas y cualquier infinidad temas, el emblemático programa deportivo Doble Play cumplió 40 años de la mano de su “padre”, Edgar Tijerino Mantilla.

“40 años. Póngale sello” es el título que Tijerino escogió para la obra en la que narra los principales capítulos de este programa que muy a las 6 de la mañana está al aire y que muchos consumen a diario, como si fuera el vital primer café del día.

Diario Libre. Digital conversó con el polifacético cronista deportivo sobre el programa, el libro, las leyes nuevas de Daniel Ortega y sus proyectos.

En esta entrevista se confiesa como un periodista que se hizo al bolsazo, que aún escribe con un dedo en la computadora, pero que disciplinadamente lee y adapta sus lecturas al lenguaje deportivo. Además, religiosamente se acuesta casi a media noche y a las 4:30 de la mañana ya está en pie.

Tijerino también confiesa que mantendrá el tema político en Doble Play, pero con astucia y sin exponerse.

 

¿Qué significa Doble Play en la vida de Edgar Tijerino?

Significa mucho, nunca pensé, cuando comenzó esto, que iba a tener ese significado, pero se convirtió en algo importante, yo nunca pensé que algún trabajo adicional podía pagar la atención, la concentración y el entusiasmo que me produce escribir, pero en realidad llegó un momento en que yo decía “cómo pude vivir sin Doble Play tanto tiempo”.

Comenzó en el año 81 y después de 40 años, siento el entusiasmo del primer día, yo soy así, yo escribo y todo, siento una gran carga de entusiasmo y alegría y aunque esté enfermo y envejecido el significado de Doble Play es grande, porque de casualidad comenzó el programa en un momento que comenzó mi relación con Auxiliadora y entonces también los 40 años van mutuos en ese aspecto.

Repito que nunca pensé que el programa fuera a extenderse tanto, con toda la forma de ser del programa, no tiene ni pies ni cabeza, no planificamos  cómo vamos a empezar ni cómo vamos a terminar, cuáles van a ser los temas dominantes del momento, hemos metido novela, política, comida, lo cotidiano, problemas que se presentan, tarifas, subida de precio, todas esas cosas nos han vinculado con muchísima gente.

¿Cómo han incidido los fenómenos sociopolíticos en la esencia del programa?

En el 81 que comienza Doble Play, ya es dentro de la revolución, lo que pasa es que yo no quería perder mi característica de ser alguien necio en el asunto de rebeldía.

Uno de los primeros problemas que enfrentamos fue el asunto de Alexis Argüello, la confiscación, yo fui uno de los que hizo planteo en el año 81, no era tan común que se hicieran planteos de ese tipo, también con el deporte profesional que fue uno de los decretos que se hizo y llegué hablando de ligas mayores. Se siguió hablando de Denis Martínez, y en el año 81 también comienza el semanario de deporte y yo hablé claro con el comandante Carlos Núñez, que fue el de la idea, le dije que teníamos que hablar con profesionalismo, teníamos que hablar de Alexis y a eso me dice que la primera portada es Denis y la segunda es Alexis, entonces esa confianza a mí me sirvió mucho, porque fue una confianza sin quebrar los decretos, era como estar pasando encima de las situaciones y provoco que algunos colegas, sobre todo el diario La Prensa, y tenían razón, cuestionaran y se pusieran a eso, pero este fue un programa siempre con sus características y su identificación muy particular y no la perdimos.

Seguíamos al aparato de la revolución y todo, pero no éramos que íbamos  hasta el punto de seguir ciegamente lo que decían, porque eso nos hacía perder con la gente y eso nos dio un significado diferente, porque decían, este programa es diferente a lo que se dice y lo que se está planteando en nivel general y eso me sirvió mucho porque ya seguimos de esa manera.

Hace 40 años la tecnología no era lo que es hoy, ¿cómo hacía Edgar Tijerino para llegar al programa bien informado tan temprano?

Yo tenía la ventaja de trabajar en el diario La Prensa, ya en ese tiempo el horario era en la tarde y eso me facilitaba más, el periódico tenía servicios de  agencias internacionales y me llevaba cosas para leer, para estar adelantando material, ya el periódico estaba afuera, pero yo estaba contando partidos de los que iban saliendo, el partido de grandes ligas, ya estaba Denis Martínez en las ligas mayores.

Teníamos que darle seguimiento en los teletipos, yo estaba pendiente cada vez que sonaba, cada vez que anunciaba que venía algo, me iba a asomar y ya cuando tenía todo me iba a la casa, me iba bastante tarde y me iba a ordenar y a hacer apuntes, que todavía los hago, a veces tenía que regresar en la mañana, yo tenía entrada libre en La Prensa, podía quedarme hasta a dormir allí.

La ventaja de cuando trabajaba en la radio, prensa y televisión era que la misma información que yo conseguía servía para todo, pero por ejemplo, hoy, aunque ya no hago radio y trabajo en televisión, tengo columna, el hecho de tener Doble Play hace que el trabajo sea el mismo, usualmente me acuesto a la 11:30, ya si a esa hora no he tenido datos o algún comunicado ya lo dejo, yo leo en la noche y en la mañana  me levanto a las 4:30, a veces antes, depende de lo que haya quedado pendiente y completo la información.

El ritmo de trabajo sigue siendo el mismo que durante los últimos 50 años de mi vida, levantarme tempranito y acostarme tarde, lo que pasa es que ahora con la edad, ya en el día hay momentos en los que estoy golpeado, ese hábito se va debilitando con la edad, no es lo mismo tener 30 años que tener 77, esa es la situación diferente.

Con las nuevas leyes que entran en vigencia en el país, ¿puede que haya algún cambio en Doble Play o seguirá manteniendo temas políticos,  a pesar del riesgo que se corre?

El riesgo está allí, el riesgo está hablés o no hablés, cuando ya te tienen registrado como un elemento que opina de una manera, que opinás de forma adversa al sistema, lo que pasa es que yo tengo el problema de que tengo 5 hijas  que son profesionales, todas se preocupan, hasta las que no viven aquí,  y se preocupan y consideran que tengo que tener cuidado, me viven haciendo recomendaciones. Eso de las hijas es un problema, en el sentido de que llegan ellas a dominar. Hoy hice un programa en la mañana, hablando de Trump y el problema del día del deportista que lo pusieron en una forma inútil para tratar de afectar, de debilitar un poco  lo del 19 de abril, como si eso fuera posible hacerlo, cosa que no es.

Hay que tener más cuidado, yo estoy claro de eso, con los recursos que tengo, con los libros que leo, tengo libros que me proporcionan material, ahorita mismo tengo libros que se llama Cómo mueren las democracias, que es un libro que está proporcionando mucho material, este libro habla mucho sobre tantos casos que se han dado en América Latina, las memorias de Napoleón también, me han proporcionado libros de Sabater, estoy seleccionan do material que coincida con situaciones como la nuestra, pero que sean materiales de libros y publicaciones que no son menciones mías y pienso defenderme, tengo todas las frases de Martin Luther King, discursos como el de Pericles, el Cicerón, discursos de Churchill.

¿Entonces usará citas de otros que se compaginen con la realidad nacional?

Sí, de allí se saca un poco de material, tengo excesivo material para eso, las veces que se pueda, pero obviamente hay que andar un poco con cuidado, porque no se sabe.

Aquí se aplican las leyes arbitrariamente, aun sin leyes podrían aplicar cualquier cosa, lo que pasa es que las leyes son como un elemento intimidatorio que pusieron, a cualquiera se le meten hasta la casa y no hay ningún problema.

Hay que seguir la lucha, lo único es que si la familia está alterada uno no quiere terminar de alertar a la familia, pero yo creo que lo vamos a manejar así, con pensamientos de otros, con frases, y me sale fácil encontrar frases que calcen con diferentes momentos aquí en el país, esa va a ser la manera de defenderme en Doble Play.

 

¿Doble Play ha sido una escuela de periodismo en este país?

Yo no he aceptado eso, lo que pasa es que yo he tenido la suerte de que llegan muchachos con mucho talento, casi todos los que han llegado a Doble Play y yo no lo digo por humildad, porque lo que menos tengo yo es ser humilde, siempre he estado más distanciado de la humildad, siempre me ha gustado más ser más objetivo, ser realista, yo cuando digo que la mayoría de estos muchachos tienen más talento que yo, no es por humildad, sino porque es cierto.

A mí me hubiera gustado tener el talento de ellos, de varios de ellos, el último de ellos que es German García, yo me he atrevido a decir que cuando él se estaba graduando en la UCA este muchacho estaba llamado a ser uno de los mejores cronistas deportivos que ha tenido Nicaragua. A él le gustaba la crónica deportiva, ya ha hechos dos libros, un libro de básquet muy bueno que fue su monografía, hizo el libro del chocolate, fue a España un año y luego bien joven prácticamente se ha establecido, yo hubiera quería tener ese tipo de desarrollo.

Enrique era alguien vivo, comenzó conmigo, René, Edgar Rodríguez, el mismo ímpetu reporteril de Miguel, entonces qué pasa, Doble Play abre espacio y  estos muchachos lo aprovechan.

Yo más que todo me he preocupado siempre en mi comportamiento más que en mi calidad profesional, claro, mi experiencia me permite ayudarles un poco.

Todavía no sé escribir a máquina, escribo con un dedo de una mano, mis problemas ortográficos siguen, es menos que antes pero siguen estando allí, yo soy un periodista hecho al bolsazo, nunca nadie me ayudó, al contrario, cuando yo comencé me encontré con una serie de dificultades.

Yo nunca estuve sentado en un pupitre de la universidad estudiando periodismo, todo mi provecho es de la lectura, adaptación que hice a cosas que leo, al lenguaje, a las relaciones de situaciones, yo comencé escribiendo futbol  el mundial del 70, fue como mi prueba de fuego en La Prensa, incluso, está registrado en el archivo una página entera que yo puse de cómo se irían desarrollando todos los grupos, puse que iban a llegar a la final Italia y Brasil, un mes antes del mundial, y así fue, lo único que yo ponía que Italia le ganaba a Brasil y le ganó Brasil a Italia.

¿El libro lo hizo en solo 10 días?

Auxiliadora me dijo en enero (2020) que empezara a trabajarlo, el tiempo pasó el tiempo y luego en octubre me preguntó qué tenía del libro y le dije que nada. Yo calculé un mes de trabajo. El primer día que comienzo, no haciendo en orden los capítulos, porque uno de los primeros es el de Pedro Selva y va en medio del libro, ese día hice tres capítulos. Empecé con los capítulos fáciles y luego los más difíciles y vi que estaba haciendo uno en la mañana y uno en la tarde con parte de la noche.

El capítulo en el que me concentré más es el último, porque primero pensé hacer como que era una carta a mí mismo desde el más allá, pero luego vi que era mejor hacerlo tipo ensayo y me gustó

Vos me hiciste una corrección ese tipo de revisión solo la he tenido con vos y era para evitar fallas y había pensado que podía ir a parar a tus manos, estaba tratando de evitar, pero realmente fue muy agradable hacer ese libro.

¿Qué proyectos tiene en cuanto a otros libros?

Tengo planeado este año, si se puede, hacer Punto y Aparte, que es mi columna, de unas 70 crónicas de momentos históricos del deporte nicaragüense que yo haya escrito, tienen que ser momentos que yo haya escrito, que yo haya vivido, en un libro que se llame como mi columna que nació en 1973.

La gente me ha pedido el mundial nica y el año que viene cumple 50 años, y es posible que yo haga una versión que sea un poco mejor tratada, un poco más pulida del mundial nica, yo pensaba hablar del estallido del país pero no porque coincide con abril 2018, algo le voy a poner relacionado pero no al mundial nica aunque sea dedicado a ese mundial, serian mis dos últimos libros, porque hay una gente que dice que haga una nueva edición de “Yo, vago”,  incluyendo el asunto de lo que ha pasado estos años es una posibilidad, pero bueno, de posibilidades vive uno, uno no sabe si va amanecer vivo mañana.

 

 

 

Deja un comentario