Carlos Mejía Godoy: podrán confiscar todo, menos mi pasión por Nicaragua, mis principios y valores

Ante la iniciativa de ley presentada por diputados sandinistas en la Asamblea Nacional,  para declarar Patrimonio Inmaterial de la Nación toda obra artística relacionada con el Ejército de Sandino, el cantautor Carlos Mejía Godoy asegura que podrían confiscar sus canciones, algo que no le extraña, porque el gobierno de Daniel Ortega ha usado y abusado de su obra.

“Hermanos nicaragüenses de dentro y fuera de Nicaragua, he leído, sorprendido, pero no absorto, los términos de esta descabellada ley, entre comillas, de protección al patrimonio universal sandinista. Yo pienso, a estas alturas, cuando el binomio criminal ha confiscado lo más esencial que es la propia vida de todos los que se suman al ejército de la dignidad y a los que no quieren ser parte de su rebaño, realmente no me extraña un nuevo atropello a los derechos humanos, en este caso específico a la libertad de creación”, dijo a Diario Libre.

Asimismo, el cantautor asegura que Daniel Ortega y Rosario Murillo han llevado al país a la época cavernaria, a la lejana y cercana Edad Media, “cuando los señores de la gleba eran dueños absolutos de vidas y de bienes incluido el famoso derecho de pernada”.

“La verdad es que en el caso de nuestra obra, el  pueblo nicaragüense lo sabe, desde hace muchos años ellos han  seguido usando y abusando de las canciones no sólo de los hermanos Mejía Godoy, sino también de Pancasán, de Guardabarranco, de todos los que participamos en lo que se denomina la banda sonora de la Revolución”, aseveró.

Llamado a la unidad

Además, el cantautor que se ha visto obligado a vivir en el exilio, dijo a Diario Libre que “la verdad es que nos negamos a ser parte del redil de los que se aglutinan en el orfeón de los agachados. Un amigo muy optimista me llamó el día de ayer y me dijo, textualmente, oe Carluchín, sí lees detenidamente el documento ese emitido del ejército, no te preocupés hombre, se está refiriendo al patrimonio original de la época del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional. Yo le contesté que si análisis va en esa dirección y no se refiere a las nuevas obras posteriores a esa etapa histórica, pues entonces lo que tenemos que hacer es prepararnos para todo lo que venga, porque cada día es una nueva sorpresa”.

“A  estas alturas, te confieso, amiga,  que honestamente pueden quedarse hasta con la última canción que escribí esta mañana, pueden confiscarlo todo, al paso que van pueden confiscar las montañas, los árboles, los ríos, el canto de los pájaros hasta los peces, hasta el aire lo pueden confiscar si ellos quiere. Pero ojo, no podrán confiscar ni mi pasión por Nicaragua,  ni mis principios, ni mis valores.  Nadie nos puede confiscar la conciencia ni la dignidad que se anida en cada partícula de nuestro corazón”, prosiguió.

Finalmente dijo: “hago un llamado  no solamente a mis hermanos, no solamente a los  artistas, músicos, cantores, poetas, sino a todos todo mi hermano nicaragüense, a los del exilio y a los que siguen luchando dentro de nuestra tierra, un llamado urgente para que trabajemos juntos por esa auténtica, granítica y real unidad, sin fisuras en aras de luchar juntos y siempre cohesionados para derrotar a quienes han convertido a Nicaragua en un auténtico Gólgota, por eso, una vez más, aunque algunos me llamen  hereje, sigo diciendo, con los ojos puestos en las alturas, no los perdones señor, no los perdones,  porque ellos sí saben lo que hacen”.

Deja un comentario