EEUU califica negativamente a Nicaragua en su reporte anual sobre transparencia fiscal

Un informe del Departamento de Estado de Estados Unidos, señala a Nicaragua como uno de los países en América Latina que tienen debilidades en el manejo de sus finanzas públicas.

El documento denominado Informe de Transparencia Fiscal (FTR, siglas en inglés), se publicó este viernes, y midió las prácticas en 141 países del mundo entre el 1 de enero y el 31 de diciembre del año 2020.

«El Departamento concluyó que los 141 países evaluados, 74 cumplieron con las normas mínimas de transparencia fiscal, mientras que otros 17 países no cumplieron con los requisitos mínimos» resalta el documento.

La evaluación específica para Nicaragua indica que durante el periodo de revisión, las autoridades del país hizo publico a través de internet el monto total del Presupuesto general de la República, su ejecución y reporte final de ejecución.

«Sin embargo, los documentos presupuestarios disponibles al público no proporcionaron una imagen sustancial y completa de los gastos y flujos de ingresos previstos por el gobierno», señala el reporte.

Agrega que «alguna información sobre obligaciones de deuda estaba disponible públicamente, pero no estaba disponible información sobre deuda contingente y deuda de empresas propiedad del estado garantizada por el gobierno».

En este sentido, el informe precisa que las grandes empresas del Estado no tenían disponibles públicamente sus estados financieros auditados, ni se prepararon de acuerdo a normativas internacionales, y tampoco se desglosó el gasto de la oficina de la presidencia de Nicaragua.

Cooperación venezolana cuestionada

Por otro lado, en el reporte del Departamento de Estado se cuestiona el uso discrecional que se hace de los fondos provenientes de Venezuela, los cuales no han sido nunca sujeto de auditorias, ni supervisiones.

«Las asignaciones y las ganancias de algunas empresas estatales se incluyeron en el presupuesto en términos netos, pero la mayoría de las empresas estatales, incluida ALBANISA, una empresa conjunta de las compañías petroleras estatales de Nicaragua y Venezuela, no han sido objeto de auditoría», dice el reporte.

A renglón seguido agrega que la Contraloria General de la República,  no ha auditado la implementación del Presupuesto General de la República y tampoco cumplió con los estándares internacionales de independencia en su trabajo.

«Los criterios y procedimientos por los cuales el gobierno nacional otorga contratos o licencias para la extracción de recursos naturales fueron delineados en la ley, aunque no está claro si el proceso utilizado en la práctica para otorgar adjudicaciones ha sido consistente con la legislación», menciona el documento del Departamento de Estado.

Recomendaciones

El reporte realiza una serie de recomendaciones para el gobierno de Nicaragua para mejorar su transparecia fiscal,  entre ellas preparar los documentos presupuestarios de acuerdo con principios internacionalmente aceptados.

Además las autoridades deben detallar en sus informes presupuestarios, las asignaciones e ingresos de las empresas estatales; gastos en los que incurre la oficina del presidente; así como publicar ingresos, gastos y obligaciones de deuda fuera del presupuesto.

También se debe asegurar que la Contraloria General de la República cumpla con las normas internacionales de independencia.

«Poner a disposición del público informes completos de auditoría para empresas estatales importantes y grandes; realizar una auditoría completa del presupuesto ejecutado por el gobierno; y que estos informes de auditoría estén a disposición del público en un período de tiempo razonable», finaliza el texto.

 

 

 

Deja un comentario