Opinión | Nicaragua: el nacimiento de una dictadura

  • Daniel Ortega se presenta por cuarta vez consecutiva a la presidencia. Pero la elección no es más que una farsa, ya que todos los candidatos opositores prometedores han sido excluidos hace tiempo, opina Gabriel González.

Por Gabriel González Zorrilla

Las elecciones presidenciales se celebrarán en Nicaragua el 7 de noviembre de 2021. El lunes finalizó el plazo de inscripción de candidatos ante el Consejo Supremo Electoral. El lunes por la mañana, el jefe de Estado de 75 años se inscribió en la lista electoral como candidato del partido gobernante, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Rosario Murillo (70), esposa de Ortega y actual vicepresidenta, también se presenta de nuevo. Todo parece un procedimiento perfectamente normal en una democracia ordenada. Y esta es ciertamente la intención.

El mismo lunes, el mensaje procedente de la Unión Europea sonaba bastante diferente. La UE impuso sanciones a ocho nicaragüenses, entre ellos Rosario Murillo, por violaciones masivas de los derechos humanos y por socavar la democracia. Las acusaciones pesan y son todas ciertas: el abuso del poder judicial con fines políticos, la exclusión de los candidatos de la oposición para las elecciones, las detenciones arbitrarias y la represión de los miembros de la sociedad civil, la prensa y los políticos de la oposición y, por último, la brutal represión de las protestas de 2018. Entonces, ¿se puede llamar dictador a Daniel Ortega? Echemos primero un vistazo al pasado.

De líder revolucionario a tirano

Tras la victoria de la revolución y el fin de la brutal dictadura de Anastasio Somoza, Daniel Ortega y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) gobernaron el país hasta 1990, cuando perdieron las elecciones frente a Violeta Chamorro. El pequeño país centroamericano se había convertido en la década de 1980 en una pantalla de proyección de los sueños socialistas. En aquella época, parecía haber una asociación de solidaridad con Nicaragua en casi cada pueblo alemán. Algunos atrevidos

incluso viajaron al país para ayudar en el proyecto socialista como trabajadores de la cosecha. Hasta el día de hoy, muchos izquierdistas de América Latina y Europa sienten dolor al pensar en tener que despedirse de la utopía sandinista de entonces.

Gabriel González Zorrilla, periodista de DW.Gabriel González Zorrilla, periodista de DW.

Muchos de los antiguos compañeros de Daniel Ortega lo hicieron hace años. El sacerdote, poeta de la revolución sandinista y teólogo de la liberación Ernesto Cardenal, fallecido en 2020, declaró en una entrevista con Deutsche Welle un año antes de su muerte: «Ortega debe dimitir». Ya entonces, Cardenal criticó lo que llamó «la nueva dictadura». «Aquí no hay ningún tipo de libertad. Ni siquiera para mí».

La famosa escritora Gioconda Belli también participó en su día en la resistencia del FSLN contra la dictadura de Somoza. En un reciente ensayo en el New York Times, acusa a Ortega de haber traicionado el «sueño nicaragüense». Según Belli, Ortega hace tiempo que se ha convertido en un tirano.

Elecciones sin relevancia

Belli es, sin duda, la más destacada defensora de la tesis de que Ortega nunca superó su derrota electoral ante Violeta Chamorro en 1990 y que desde entonces solo tenía en mente su regreso al poder. En 2006, por fin logró el retorno, que pudo prolongar mediante dos reelecciones en 2011 y 2016. Las protestas en 2018 y su sangrienta represión por parte del gobierno solo consolidaron sus tendencias autoritarias. Cuando la oposición se decantó por Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta, como candidata opositora, la represión se intensificó en todo el país. Chamorro fue puesta inmediatamente bajo arresto domiciliario. Desde junio, más de 30 políticos de la oposición han sido detenidos.

Entonces, ¿se puede llamar a Ortega dictador? A más tardar desde este lunes, definitivamente. Incluso hay que hacerlo.

  • Este artículo de opinión fue publicado originalmente en el sitio web de Dolce Welle

Deja un comentario