Nicaragua's former Vice President and writer Sergio Ramirez speaks after receiving the order of Arts and Letters from French…

 

La Fiscalía nicaragüense, señalada por opositores de su afinidad con el mandatario Daniel Ortega, anunció este miércoles que acusó al ex vicepresidente y escritor Sergio Ramírez por “realizar actos que fomentan e incitan al odio y la violencia”.

Además se le imputa haber recibido dinero de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro la cual también se encuentra bajo investigación por supuesto lavado de dinero.

Las autoridades solicitaron la detención y allanamiento de la residencia del afamado escritor que en 2017 fue ganador del Premio Cervantes, convirtiéndose en el primer centroamericano en recibir dicho galardón.

Ramírez se encuentra fuera de Nicaragua desde hace varias semanas por chequeos médicos, según expresó recientemente a medios internacionales.

El 1 de junio Ramírez fue citado a la Fiscalía en donde fue interrogado durante más de tres horas por la relación que tuvo la extinta Fundación Chamorro con la Fundación Luisa Mercado en donde él figura como representante legal. La Fundación Mercado promueve el desarrollo cultural y educativo en beneficio de jóvenes, según su sitio web.

“Nuestras relaciones con la Fundación [Violeta Barrios de Chamorro] han sido correctas y en absoluta transparencia”, afirmó Ramírez al salir de las instalaciones de la Fiscalía en Managua.

“Todos los gastos y las formas que hemos invertido el dinero recibido de parte de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro y de otras muchas entidades nacionales e internacionales han sido debidamente reportados”, recalcó en ese entonces.

Indicó en ese momento que el caso contra la Fundación Chamorro es político “y está a la vista”.

“Nicaragua vive tiempos políticos muy turbulentos en este marco electoral y me parece que todo esto está muy relacionado”, manifestó.

Vicepresidente junto a Ortega en los años 80

El escritor fue vicepresidente de Nicaragua de enero de 1985 a abril de 1990, junto a Daniel Ortega, tras el triunfo de la Revolución Sandinista.

Posteriormente tomó distancia del mandatario tras perder en los comicios del 90 en donde triunfó la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro.

Luego fundó el Movimiento Renovador Sandinista, junto a otros disidentes e intelectuales, la mayoría de estos se encuentran en prisión y bajo procesos de investigación por “incitar al odio”.

A la fecha Ramírez tomó distancia de la política, aunque ha criticado el rumbo que ha tomado el país tras el retorno de Ortega al poder en 2007.