Sergio Ramírez ante acusación del régimen Ortega-Murillo: “las únicas armas que poseo son las palabras, y nunca me impondrán el silencio”

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez brindó una declaración acerca de la acusación que hiciera en su contra la Fiscalía General de la República de Nicaragua y asegura que todo es parte de los delirios propios del empecinamiento ciego del poder y de la mediocridad quienes reprimen.

“La dictadura de la familia Ortega me ha acusado a través de su propia fiscalía, y ante sus propios jueces, de los mismos delitos de incitación al odio y la violencia, menoscabo de la integridad nacional, y otros que no he tenido tiempo de leer, acusaciones por las que se encuentran presos en las mazmorras de la misma familia muchos nicaragüenses dignos y valientes”, dijo Ramírez.

Asimismo, con una actitud serena, el ganador del Premio Cervantes y del Premio Alfaguara, recordó que esta no es la primera vez que lo acusa una dictadura, pues “en el año de 1977 la familia Somoza me acusó por medio de su propia fiscalía, y ante sus propios jueces, de delitos parecidos a los de ahora: terrorismo, asociación ilícita para delinquir, y atentar contra el orden y la paz, cuando yo luchaba contra esa dictadura igual que lucho ahora contra esta otra”.

Mismo guión de Somoza

“Las dictaduras carecen de imaginación y repiten sus mentiras, su saña, su odio, y sus caprichos. Son los mismos delirios, el mismo empecinamiento ciego por el poder, y la misma mediocridad de quienes teniendo en su puño los instrumentos represivos, y habiéndose despojado de todos los escrúpulos, creen también que son dueños de la dignidad, de la conciencia y la libertad de los demás”, recalcó con voz firme.

En cuanto al anuncio que hicieron de que allanarían su casa, dijo que lo único que iban a encontrar era una casa llena de libros. “Los libros de un escritor. Los libros de toda mi vida”.

Finalmente, Ramírez dijo: “Soy un escritor comprometido con la democracia y con la libertad, y no cejaré en este empeño desde donde me encuentre. Mi obra literaria de años es la obra de un hombre libre.  Las únicas armas que poseo son las palabras, y nunca me impondrán el silencio”.

Deja un comentario