¿Qué pasará en Nicaragua tras la reelección de Daniel Ortega?

Los resultados de las elecciones presidenciales en Nicaragua, donde Daniel Ortega se impondrá, según resultados preliminares, no serán reconocidos internacionalmente, resultarán en sanciones y desatarían una crisis en el país antes de terminar el mandato, aseguran expertos y observadores.

La mayor parte de la comunidad internacional considera que el proceso “no cumplía con las garantías democráticas”, después que Ortega encarcelara a decenas de opositores, entre ellos siete candidatos a la presidencia.

Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, un centro de pensamiento con sede en Washington, D.C., considera que la mayoría de los gobiernos no reconocerán los resultados de las elecciones en Nicaragua.

“No creo que Ortega vaya a obtener reconocimiento por parte de Europa, de Estados Unidos y, desde luego, tampoco de Latinoamérica”, dijo a Voz de América. “Se va aislar del resto del mundo”.

Shifter señaló que el mandatario nicaragüense, a pesar de ser consciente de las críticas desde el exterior, está dispuesto a “aguantarlas” y “no va a moderarse ni a ser menos dictatorial”.

“Creo que Ortega está completamente determinado a mantener su control y a no permitir ningún desafío a su mandato. Esa es la fórmula que ha mantenido y, hasta ahora, ha sobrevivido”, sostuvo.

El analista político nicaragüense exiliado en Costa Rica Enrique Sáenz dijo que otros cinco años más de gobierno de Ortega podrían agravar la situación de los ciudadanos en ese país con una nueva crisis.

Según Sáenz, con su reelección Ortega no conseguirá apoyo popular, sino «prolongar por un tiempo su permanencia en el poder», lo cual desembocará en una crisis antes de que cumpla su mandato.

«Esta crisis va a detonar más tarde o temprano, pero ciertamente no en cinco años», dijo Sáenz. «No sabemos cuando, pero lo que sí sabemos es que Ortega no dispone de ningún instrumento para contener ni la crisis política, ni la de ámbito internacional, ni la económica», agregó.

Patrick Ventrell, director de la Oficina de Asuntos Centroamericanos del Departamento de Estado, advirtió que Ortega está “decidido a mantenerse en el poder a cualquier precio”, incluso si eso le obliga a “aferrarse a las fuerzas militares” para garantizar su gobierno.

“Estamos entrando en un estado en el que hay una dictadura y tendremos que responder”, avisó Ventrell.

Se esperan más sanciones de EE. UU.

El alto funcionario estadounidense señaló que la Ley de Reforzamiento de la Adherencia de Nicaragua a las Condiciones para la Reforma Electoral, conocida como ley Renacer, debe servir para presionar aún más a Ortega.

La ley fue aprobada por el Congreso de EE. UU. y está a la espera de la firma del presidente Joe Biden.

Esta ley «no solo permite que las autoridades de EE. UU. impongan más sanciones, sino que también contempla algo que falta en la región desde hace muchos años y no solo en el caso de Nicaragua, también de Venezuela” (…) “alinear la estrategia diplomática con las sanciones económicas”, prosiguió.

Shifter, de Diálogo Interamericano, aseguró que EE. UU. va a imponer sanciones económicas y a revisar la membresía de Nicaragua en el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados Unidos (CAFTA).

Deja un comentario