Detenienen a ex diplomático Edgar Parrales

Edgar Francisco Parrales, ex representante de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos, (OEA), fue detenido la tarde de este lunes según denunciaron familiares.

Parrales, un fuerte crítico del gobierno de Daniel Ortega fue apresado frente a su vivienda por dos hombres vestidos de civil.

Una nota de prensa de la agencia noticiosa AP, reseña que la esposa de Parrales presenció la captura.

«Mi esposo fue secuestrado porque sus captores no presentaron orden de detención, ni identificación», afirmó a AP Carmen Córdova, esposa del ex diplomático de 79 años.

En días recientes, Parrales había brindado declaraciones en las que cuestionó la decisión de Ortega de retirarse de la OEA.

Podés leer: Nicaragua inicia proceso para la salida de la OEA

El gobierno de Nicaragua anunció el viernes 19 de noviembre que había iniciado el proceso para dejar el organismo continental, por considerar que realiza «políticas de injerencia».

Edgar Parrales ex representante de Nicaragua ante la OEA. Foto: Archivo El Nuevo Diario.

Pasado religioso

En una entrevista publicada en el año 2019 por el extinto periódico El Nuevo Diario Parrales contó sus inicios en la vida religiosa y su incursión en la política que le valió una sanción por parte de la iglesia católica.

Parrales explicó que ingresó al seminario los 13 años; ahí estuvo ocho años.

Posteriormente, hizo cuatro años de estudios sacerdotales en la Universidad Gregoriana de Roma, Italia.

Una vez de regreso en Nicaragua, se desempeñó por 15 años como párroco de la iglesia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Managua.

Pero con el triunfo de la revolución sandinista de 1979, Parrales comenzó a apoyar al gobierno revolucionario y, a defender el movimiento religioso de la Teología de la Liberación en la iglesia católica.

Por tal razón, a principios de la década de los 80, el papa Juan Pablo II, sancionó a Parrales y a otros tres curas nicaragüenses  a quienes «suspendió» del ejercicio sacerdotal y además les impusó la prohibición de comulgar.

Los otros tres curas sancionados fueron: Miguel D’Escoto y los hermanos Fernado y Ernesto Cardenal; que ocupaban puestos en el gobierno sandinista de la época.

Hay que señalar que antes que estos tres religiosos fallecieran recibieron el levantamiento del castigo por parte del papa Francisco.

Parrales es el único con el castigo vigente, pese a que desde 1983 pidió a Roma «la reducción al estado laical y la liberación de las responsabilidades inherentes a la condición sacerdotal».

 

 

Deja un comentario