Chile: descubren una nueva especie de dinosaurio acorazado con una peculiar arma en su cola

Deustche Welle

Chile | Paläontologie | Dinosaurierfund

Reconstrucción del Stegourus en hábitat natural

 

En febrero de 2018, un equipo de paleontólogos extrajo un bloque de roca con algunos huesos fósiles expuestos desde un empinado cerro del Valle del Río las Chinas, una inhóspita zona de la Región de Magallanes cercana al parque nacional de las Torres del Paine. La pieza fue trasladada al Laboratorio de la Red Paleontológica de la Universidad de Chile, en Santiago, lugar donde comenzó a develarse un asombroso descubrimiento.

Sergio Soto y Alexander Vargas, investigadores de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile, encabezaron la identificación de este espécimen de unos 74 millones de años calificado como la «Piedra Rosetta” de los anquilosaurios del hemisferio sur.

Preparación de chaquetas de yeso. Para remover y transportar el fósil, el bloque entero de roca que lo contiene es cubierto con una chaqueta especial de yeso que lo protege y sostiene hasta su preparación en el laboratorio. En la foto, de izquierda a derecha: Jonatan Kaluza, Sergio Soto y Héctor Ortiz.Para remover y transportar el fósil, el bloque entero de roca que lo contiene es cubierto con una chaqueta especial de yeso que lo protege y sostiene hasta su preparación en el laboratorio. En la foto, de izquierda a derecha: Jonatan Kaluza, Héctor Ortiz y Sergio Soto.

Así, el enigmático fósil reveló la existencia de un linaje hasta ahora desconocido de este tipo de dinosaurios, con características asociadas tanto a los estegosaurios como a los anquilosaurios. El extremo de su cola tenía una particular forma parecida al macuahuitl, temido garrote utilizado por los antiguos aztecas, rasgo que dio origen a su nombre: Stegouros elengassen.

Chile | Paläontologie | DinosaurierfundReconstrucción artística de la cola del Stegourus

Un fósil asombrosamente preservado

Uno de los primeros hechos que maravillaron a los investigadores fue la extraordinaria preservación del fósil que fueron sacando a la luz, después de 74 millones de años, a medida que se removía lentamente la roca. Prácticamente encontraron todos los huesos del espécimen y la zona posterior estaba íntegra y completamente articulada, incluida su extrañísima cola.

Fue esta pieza la que desde un principio llamó más la atención del equipo de investigación, ya que no se parecía a la de ningún dinosaurio conocido hasta la fecha.

Fósiles de la cadera, piernas y cola de Stegouros. Preparación del fósil en el Laboratorio de la Red Paleontológica de la Universidad de Chile Fósiles de la cadera, piernas y cola de Stegouros. Preparación del fósil en el Laboratorio de la Red Paleontológica de la Universidad de Chile

La rareza de esta cola permitió identificarlo claramente como un nuevo tipo de dinosaurio acorazado, un hallazgo publicado en Nature, la revista científica más influyente del mundo, señalan los autores a través de un comunicado.

La Piedra Rosetta de los anquilosaurios del Sur

Sergio Soto, paleontólogo de la Universidad de ChileSergio Soto, paleontólogo de la Universidad de Chile

El estudio, detalla Sergio Soto, permitió determinar que el espécimen se trataba de un anquilosaurio transicional, «es decir, un eslabón evolutivo entre los anquilosaurios y otros linajes más antiguos de dinosaurios acorazados. Stegouros tiene solo algunos de los rasgos que normalmente se encuentran en anquilosaurios, particularmente en el cráneo, pero muchos otros están ausentes.

También tiene algunos rasgos parecidos a los estegosaurios, heredados desde un ancestro común con ellos, pero que otros anquilosaurios perdieron en la evolución”. Es por esto que los investigadores sostienen que el hallazgo representa una verdadera «Piedra Rosetta” de este grupo de animales, un eslabón evolutivo que permite dar sentido a la evolución de los pocos restos identificados como anquilosaurios en el hemisferio sur.

Deja un comentario