¿Estaría China influyendo ya en la política interna de Nicaragua?

Voz de América

La antigua sede de la embajada de Taiwán en Managua, Nicaragua. Foto VOA.
La antigua sede de la embajada de Taiwán en Managua, Nicaragua.

 

 

 

La decisión del Gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua de entregar a China la antigua embajada de Taiwán en Managua después de que Taipéi la donó a la Iglesia Católica es vista por analistas como un regalo de bienvenida a la nación aliada de la que espera más apoyo para mantenerse en el poder.

Nicaragua rompió relaciones con Taiwán a principios de diciembre y abrió la puerta a la República Popular China, en un paso que algunos consideraron como la necesidad del Gobierno de Ortega de buscar de aliado a una potencia tras el rechazo de Occidente por las elecciones presidenciales de 2021.

Taiwán protestó de inmediato ante la medida y denunció la «ocupación ilegal» de su propiedad. Además, instó a la comunidad internacional a condenar conjuntamente las “acciones malévolas de los gobiernos de Nicaragua y China”.

Lea también: ONU denuncia «preocupante deterioro» de derechos durante elecciones en Nicaragua

De igual forma la Cancillería taiwanesa dijo que el “régimen del Partido Comunista de China no tiene derecho a interferir en asuntos exteriores de Taiwán o heredar la propiedad estatal de la misma”.

La embajada de Taiwán en Managua. [Foto: Cortesía de Manuel Esquivel].

SEE ALSO:

Nicaragua entrega a China la embajada de Taiwán, que Taipéi iba a donar a la Iglesia Católica

Diplomacia de vacunas

A solo tres días de restablecer sus relaciones con Nicaragua, China envió a mediados de este mes a Nicaragua 200.000 vacunas Sinopharm contra COVID-19. En total, China prometió a Ortega donar 1 millón de dosis, según dijeron entonces medios oficiales.

El lote de vacunas fue entregado por Yu Bo, representante del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, quien viajó hace dos semanas a Managua junto a una delegación nicaragüense que estuvo en China representando a Ortega durante la ceremonia de restablecimiento de la diplomacia entre ambas naciones.

“Nos solidarizamos con Nicaragua en medio de esta pandemia y la llegada de esta vacuna China es una muestra viva del apoyo firme del Gobierno de China para la lucha contra el COVID-19 del Gobierno de Nicaragua y también es una muestra de amistad y afecto del pueblo chino hacia el pueblo nicaragüense”, dijo Bo a medios oficialistas.

Fachada de la Arquidiócesis de Managua. Foto archivo VOA.

SEE ALSO:

Donación de Taiwán reaviva tensiones en Nicaragua entre la Iglesia Católica y el gobierno de Ortega

 

¿Presión hegemónica de China?

Los analistas consultados por la VOA expresaron que el peso político que tiene este conflicto básicamente es mostrar el poder de China imponiéndose a Taiwán, sin importar si se violan la libertad religiosa e incluso el orden jurídico.

Recuerdan que tanto China como Nicaragua han sido mencionados en una lista de Estados Unidos como países violadores de la libertad religiosa, según anunció el secretario de Estado, Antony Blinken, a mediados de noviembre.

Para el exembajador de Costa Rica en Venezuela, Ricardo Lizano Calzada, la decisión de ceder a China la propiedad diplomática que Taiwán donó a la Iglesia Católica “es totalmente arbitraria”.

“No respeta más que su propia voluntad, que su propia ley” al ceder una propiedad que a su juicio “desde el punto de vista jurídico, de ninguna manera puede pertenecer a un gobierno con el que apenas se acaba de restablecer relaciones diplomáticas”, afirmó.

A la vez mencionó que “la política hegemónica de Beijing cada vez más prepotente, y probablemente es un precio que le exigió pagar al gobierno de Nicaragua” durante las negociaciones para establecer los nexos diplomáticos.

“Si el gobierno de Taiwán se lo había dejado a la Iglesia Católica, pues parecería lo más normal que se lo hubiera dejado. En todo caso, a la China le importa un bledo un edificio; lo que le importa es hacer manifiesto su poder hegemónico que cada vez está más presente en todas las luchas, en todas las actividades políticas de América Latina”, valoró Lizano.

El viceministro de Relaciones Exteriores de China, Ma Zhaoxu, y el representante de Nicaragua, Laureano Ortega, asisten a la firma del comunicado conjunto sobre la reanudación de las relaciones diplomáticas entre la República Popular China y la República de Nicaragua.

SEE ALSO:

¿Qué significa para América Latina el acercamiento de Nicaragua y China?

 

China al rescate de Daniel Ortega

La socióloga y especialista en seguridad ciudadana, Elvira Cuadras, opina que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre la China y Nicaragua es una decisión que busca aliviar el rechazo y el aislamiento de gran parte de la Comunidad Internacional a las autoridades de Managua.

“Obviamente, se han acercado más a Rusia y también más a China, así como también a algunos países como Irán, por ejemplo, que tienen, digamos, un currículum bastante complejo en términos de sus características democráticas”, dijo.

Cuadras considera que con ello Ortega espera obtener un respaldo político, pero sobre todo respaldo económico. A su juicio, Ortega sabe que se va a enfrentar a medidas de presión que seguramente van a tocar esa esfera de su gobierno.

“El interés principal es instrumental, es oportunista y, pues, va a durar mientras Ortega piense que va a recibir un respaldo significativo de parte de China”.

Cuadras subraya que Ortega se prepara para un escenario fatalista, sobre todo porque en términos de democracia, 2021 fue un año para Nicaragua en el que se profundizó la crisis sociopolítica que emergió en 2018.

“Tal como ya se conoce, este año, el 7 de noviembre, se llevó a cabo un proceso de elecciones, que desde muchos meses antes tenía el objetivo prefijado asegurar la continuidad de Daniel Ortega en la presidencia y de Rosario Murillo en la vicepresidencia”, dijo socióloga.

Alexandr Jojólikov, embajador de Rusia en Nicaragua. Foto VOA.

SEE ALSO:

¿Qué podría ofrecer Ortega para un eventual diálogo político en Nicaragua?

 

¿Qué esperar?

Cuadras reiteró que “Ortega se enfrenta a un enorme rechazo de la población]» que no fue a las urnas el 7 de noviembre. «[Parte de la población] se abstuvo como una forma de expresión de su rechazo frente a la represión, frente a la situación en general”.

La socióloga estima que los hechos reciente estarían indicando que «el escenario de 2022 para Ortega es poco favorable».

Y admitió que «también es poco favorable para la ciudadanía».

«[Los nicaragüenses] se enfrentan a un contexto de múltiples crisis en las que se combinan la crisis sociopolítica que se arrastra desde 2018, la crisis por el COVID-19, que no ha cesado todavía, y los efectos de la crisis económica que está golpeando a la población”, concluyó.

 

Relacionados

  • ¿Qué significa para América Latina el acercamiento de Nicaragua y China?

    ¿Qué significa para América Latina el acercamiento de Nicaragua y China?

  • Grupo de Medios de China inaugura una corresponsalía en Managua

    Grupo de Medios de China inaugura una corresponsalía en Managua

Animated illustration of a gun firing.

LIBERTAD DE PRENSA

EL MECANISMO

Para los medios mexicanos, el ser periodista de crimen te puede matar

 

  • Recomiendan requisito de vacunación a viajeros de vuelos internos en EE. UU.

    Recomiendan requisito de vacunación a viajeros de vuelos internos en EE. UU.

Deja un comentario