Argentina protesta por la presencia de iraní reclamado en la toma de Ortega

Deustche Welle

Nicaragua | Ortega beginnt seine 4. Amtszeit als Präsident

 

 

Argentina condenó este martes la presencia en la asunción del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, del viceministro iraní Mohsen Rezai, uno de los acusados por el atentado contra el centro judío AMIA que causó 85 muertes en Buenos Aires en 1994. «La República Argentina expresa su más enérgica condena a la presencia de Mohsen Rezai en el acto de toma de posesión» de Ortega, indicó la cancillería en un comunicado.

«Constituye una afrenta a la justicia argentina y a las víctimas del brutal atentado terrorista contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), cometido el 18 de julio de 1994» en Buenos Aires, añadió. El embajador Daniel Capitanich fue el único representante de Argentina en la ceremonia en la cual Ortega asumió el lunes su cuarto mandato consecutivo. «El Gobierno argentino exige una vez más al Gobierno de Irán la cooperación de manera plena con la Justicia argentina, permitiendo que las personas que han sido acusadas de participar del atentado contra la AMIA sean juzgadas por los tribunales competentes», agrega el texto.

La directiva de la AMIA reclamó al gobierno de Alberto Fernández que Capitanich no se haya retirado en el momento en que se presentó Rezai, al que su propio hijo, mientras vivía como refugiado político en Estados Unidos, señaló como responsable del atentado de 1994, aunque luego se retractó. Fuentes de la Cancillería argentina confirmaron a Efe que Capitanich enviará un cable diplomático para confirmar lo que ya transmitió por teléfono este martes a sus superiores jerárquicos: que «nunca se cruzó, ni saludó, ni sabía que estaba el iraní en el evento».

Argentina tiene la mayor comunidad judía de América Latina, con unos 300.000 miembros, y mantiene relaciones diplomáticas con Irán a nivel de encargados de negocios. Ya en agosto pasado Argentina repudió la designación de Rezai como vicepresidente de Asuntos Económicos de Irán, entre otros nombramientos de acusados por la justicia argentina en el gobierno de Teherán, entre ellos el ministro del Interior, Ahmad Vahidi.

Rezai, quien era en el momento del atentado comandante de la guardia revolucionaria iraní, forma parte del grupo de altos funcionarios iraníes reclamados por la justicia argentina que los acusa de haber participado en la toma de decisión y en la planificación del atentado al centro judío. Antes del ataque a la AMIA, en 1992, la Embajada de Israel en Buenos Aires fue blanco de otro atentado, con saldo de 29 muertos y 200 heridos, también impune.

CONTENIDO RELACIONADO

Deja un comentario