Putin insta a dar golpe de Estado en medio de feroces combates en Kiev

Deustche Welle

Una unidad del Ejército de Ucrania bloquea y vigila puente en Kiev, la capital

 

En el segundo día de la invasión ordenada por el presidente ruso, que ha provocado la huida de más de 50.000 ucranianos del país según la ONU y más de 100 muertos según Kiev.

Pero Putin parece decidido a continuar su ofensiva y conseguir un cambio de régimen en Ucrania; este viernes, calificó al presidente ucraniano Volodimir Zelenski y a su gobierno de «banda de drogadictos y de neonazis».

«Tomen el poder entre sus manos. Me parece que será más fácil negociar entre ustedes y yo», lanzó Putin al ejército ucraniano en una intervención en la televisión rusa.

Putin pide a Ucrania «deponer las armas»

Horas antes, Lavrov afirmó que su país está abierto a negociar si Ucrania «depone las armas». Putin está dispuesto a enviar una delegación a Minsk, capital de Bielorrusia, un país aliado de Rusia, para llevar a cabo negociaciones con Ucrania, indicó su portavoz.

Por el momento, el ejército ucraniano resiste los embates de las fuerzas invasoras, que este viernes entraron a barrios del norte de Kiev. En el barrio residencial de Oblon, la AFP vio un muerto en la acera y ambulancias socorriendo a una persona, atrapada en un vehículo aplastado por un blindado.

Habitantes del lugar indicaron que vieron dos cuerpos que parecían de soldados rusos, pero la AFP no pudo confirmar esta información.

Al amanecer, Kiev registró dos fuertes explosiones, indicaron periodistas de la AFP. «Disparos horribles de misiles rusos sobre Kiev», denunció en Twitter el ministro ucraniano de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba. Según fuentes oficiales, hubo tres heridos en el ataque.

Civiles ucranianos víctimas de ataques rusos

«Dijeron que los civiles no eran objetivo, pero es otra de sus mentiras (…) Esta noche, comenzaron a bombardear vecindarios civiles. Esto nos recuerda (la ofensiva nazi de) 1941», denunció Volodimir Zelenski en un video difundido en las redes sociales.

Tras la huida de muchos habitantes el jueves, y sometida a un toque de queda, la capital, de tres millones de habitantes, tiene el aspecto de una ciudad fantasma. Las tropas ucranianas también indicaron que combaten contra unidades de blindados rusos en Dymer e Ivankiv, a 45 y 80 kilómetros al norte de Kiev.

El jueves, el ejército ruso se hizo con el control de la zona de la central de Chernóbil, contaminada aún por la radioactividad del accidente nuclear de 1986.

Zelenski destacó «el heroísmo» de los ucranianos y aseguró que sus tropas «hacen todo lo posible» para defender el país. «Rusia tendrá que hablar con nosotros tarde o temprano. De la manera en que podremos poner fin a los combates y parar la invasión. Cuanto antes tenga lugar esta conversación, menores serán las pérdidas, incluso para Rusia», estimó.

Deja un comentario