¿A qué responde hoy el expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández en audiencia de extradición?

Tomás Guevara – Voz de América

El expresidente Juan Orlando Hernández fue arrestado el 15 de febrero luego que Estados Unidos solicitara a través de la cancillería de Honduras la detención y extradición del exmandatario que entregó el poder el 27 de enero.
El expresidente Juan Orlando Hernández fue arrestado el 15 de febrero.

 

 

 

 

El equipo defensor del expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández, acusado de supuesto narcotráfico y requerido en extradición por Estados Unidos, se presentará este miércoles ante el juez Edwin Ortez, designado por la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para ventilar la petición canalizada a través de la cancillería hondureña.

El exmandatario, que gobernó el país por ocho años con el conservador Partido Nacional, dijo antes de ser capturado en su residencia en Tegucigalpa el 15 de febrero al final de una larga jornada de asedio policial, que “estaba presto y listo para colaborar” con la justicia.

Sus abogados movieron todas las piezas para evitar no solo la captura, sino en última instancia, la detención provisional. Ambas fueron rechazadas y el juez asignado a la causa, en cumplimiento del Tratado de Extradición entre Honduras y Estados Unidos, ordenó el arresto preventivo.

TAMBIÉN LEA

Abogados de Hernández batallan para evitar que avance proceso de extradición

Este miércoles el expresidente vuelve al tribunal para la audiencia de presentación de pruebas donde el juez Ortez decidirá si los elementos de acusación formulados por fiscales federales de Estados Unidos tienen credibilidad para dar luz verde a la entrega del exmandatario a la justicia estadounidense.

¿Qué diferencia el proceso contra Hernández al de otros extraditados?

En cuanto a aspectos jurídicos, el proceso del expresidente Hernández no difiere al de otros casos, dijo a la Voz de América el abogado penalista Marlon Duarte, quien ha seguido casos de extraditables.

“No hay ninguna diferencia, jurídicamente hablando, más que el hecho notorio que es un expresidente, y primer expresidente de Honduras solicitado en extradición, y el primero que toca al poder judicial realizarle el trámite”, explicó el letrado.

El proceso de extradición “no se puede decir que es un juicio”, y menos una “audiencia de valoración de pruebas”, explicó Duarte, porque como está escrito el “auto acordado”, este es un “proceso administrativo”, que en esta oportunidad recae sobre un expresidente “despojado de poder político”.

TAMBIÉN LEA

Honduras deroga la ley de secretos para combatir la corrupción

Las particularidades que pudo tener como jefe de estado no cuentan en esta instancia –agrega- “todo ese apoyo (que JOH tenía) anteriormente al proceso de extradición, ya no existe, esa es la única particularidad”, explicó el penalista.

¿Cuánto abarca el acuerdo de extradición entre EE. UU. y Honduras?

El Tratado de extradición entre Honduras y Estados Unidos firmado el 15 de enero 1909 contempla 20 delitos tipificados para proceder a la extradición de nacionales. En estos no se incluía el narcotráfico.

Sin embargo, en la Convención Adicional hecha en 1927 se agregaron “delitos contra las leyes para la supresión del tráfico de productos narcóticos”, según el documento del acuerdo, y otro sobre falsificación en aduanas.

Tanto el tratado como el convenio adicional no dejaron establecidos procedimientos a seguir, por lo que en 2013, la Corte Suprema de Justicia creo un Auto acordado.

Esto porque el Código Procesal Penal de Honduras no tiene definido un protocolo jurídico y de prácticas para el manejo de las peticiones bajo el concepto de “extraterritorialidad en la aplicación de justicia».

El abogado hondureño Kenneth Madrid opinó en una columna del periódico El Heraldo que el Auto acordado se puede entender como un procedimiento por el que el estado que solicita la extradición solo debe presentar las solicitudes, alegar las normas del tratado bilateral y nombrar la evidencia.

“A la audiencia llega el acusado y su abogado, pero no la parte requirente para probar los hechos. Entonces la decisión queda a criterio del juez designado para que apruebe o no la extradición”, dijo Madrid.

Duarte reiteró a la VOA que “no se puede llamar ni siquiera audiencia”, porque los abogados defensores no tienen posibilidad de contradecir “la prueba mencionada”, como manda el proceso legal vigente en Honduras, porque las pruebas mencionadas las presentarían en el juicio en las cortes federales.

“He estado en procesos de extradición y lo digo: nos enfrentamos a burro amarrado con tigre suelto”, por lo que urge a su criterio crear una Ley de Extradición que armonice el proceso jurídico para cumplir el tratado en concordancia con la legislación penal de Honduras.

TAMBIÉN LEA

Capturan en Honduras a ex jefe de policía buscado en EE. UU. por narcotráfico

En este caso, para equipos defensores lo único que queda es la decisión final del juez, que estadísticamente ha sido implacable al 100% hasta ahora contra los solicitados en extradición.

¿Cuántas posibilidades tiene Hernández de evadir la extradición?

El director del Centro para una Sociedad más Justa (ASJ), Carlos Hernández, dijo que, dados el efecto de polarización y la presión que enfrenta el poder judicial, es muy probable que el juez deje en firme la extradición del exmandatario, con las posibilidades de apelación para su equipo defensor, que al final, solo dilataría el proceso.

“Es casi seguro que el juez va fallar a favor de la extradición, no hay espacio para otra cosa. ¿Por qué? Porque el tema es que la Corte tiene miedo de que si hacen cualquier acción, se toman la corte, y hay antecedentes. Y también, es el tema del prestigio, porque si el juez falla en contra [de la extradición], se convierte en narco automáticamente ante la opinión pública”, comentó Hernández.

Para Duarte, las cartas contra Hernández ya están tiradas y es casi seguro el veredicto del juez Edwin Ortez, que conceda la petición de Estados Unidos, con la remota posibilidad de que sea absuelto, “no hay nada extraño de qué es lo que va pasar”, razona.

Pero además dice que hay un punto básico y que en que más de ocho casos de apelaciones en procesos de extradición, el pleno de la CSJ ha denegado las peticiones por unanimidad, y en la jurisprudencia, esto tiene un significado, acota.

“Después de tres casos que son lo mismo resueltos por una CSJ de un país se vuelve jurisprudencia, siendo así lo que se está haciendo con el exgobernante es una acción de mero trámite”, opina.

TAMBIÉN LEA

Senado de EE. UU. busca designar al expresidente de Honduras «capo de la mafia»

¿Puede influir en el proceso contra Juan Orlando Hernández la actual relación bilateral entre Honduras y Estados Unidos?

El analista político Efraín Efraín Díaz-Arrivillaga comenta a la VOA que cualquiera de las dos posibilidades tienen serio impacto en la relación con Estados Unidos, si se procede a la extradición o en un hipotético caso de que se deniegue la petición de la justicia estadounidense.

Si bien el sistema judicial es independiente del ejecutivo, este caso abre muchas brechas en el sistema político y judicial hondureño, porque acusaciones de los presuntos delitos que enfrenta el expresidente también tiñen a otras figuras del hacer político nacional.

TAMBIÉN LEA

¿Qué figuras políticas de Honduras son señaladas en documentos fiscales de cortes federales en EE. UU.?

«¿Qué implicaría para el país denegar la extradición? Es un escenario que no es descartable, pero es el que sería como mucho más complicado desde el punto de vista del país y las relaciones con Estados Unidos”, opina Díaz-Arrivillaga.

El experto agrega que Honduras está en una “encrucijada” porque lo que surja de la audiencia indicará cómo se valora el país, y si son genuinos los indicios de atacar el crimen organizado, corrupción y otros desafíos para Honduras, sobre todo porque las estructuras del crimen siguen vigentes y con mucha “influencia y hasta penetración” en diversos estamentos del estado hondureño.

Los abogados del expresidente Juan Orlando Hernández han dicho que utilizarán todos los recursos previstos en la legislación hondureña para evitar la entrega a Estados Unidos de su defendido.

Deja un comentario