Gobierno de Nicaragua confisca edificio de la OEA

El gobierno de Nicaragua oficializó este martes, la confiscación del edificio donde hasta el domingo funcionaba la oficina de la Organización de Estados Americanos, (OEA) en Managua.

Rosario Murillo, portavoz gubernamental y vicepresidenta del país, afirmó este martes que el sitio pasará a ser administrado por el Estado, y que allí se habilitará un «museo» que el gobierno ha llamado «de la infamia».

«El bien inmueble que ocupaba la oficina de la deplorable OEA, de la despreciable OEA ha sido objeto de declaratoria de utilidad pública y pasará al Estado de Nicaragua que, a través de la unidad ejecutora, en este caso, el Instituto de Cultura va a desarrollar el museo de la infamia, que más infame que ese ministerio de colonias», dijo Murillo a medios oficiales.

El edificio de la OEA, ubicado en Las Sierritas de Managua, permanece con presencia policial desde el domingo por la noche, cuando el gobierno de Nicaragua lo cerró.

Recomendamos: Nicaragua expulsa a la OEA del país

«Todo esto son buenas nuevas, expulsar y confirmar la expulsión, la ratificación de la OEA como infame, como un infame y despreciable ministerio de colonias», agregó la funcionaria.

Almagro reacciona

Al respecto Luis Almagro, secretario general de la OEA manifestó que el cierre unilateral del inmueble era un acto violatorio del Derecho Internacional y de las normativas del organismo.

El secretario hizo llegar una carta al Consejo Permanente de la OEA para que tomé las medidas pertinentes.

De acuerdo a la misiva de Almagro, ni en la época de las peores dictaduras que han existido en América Latina, se había dado el cierre de una oficina de la OEA.

«Estamos ante la violación de las más elementales normas que regulan las relaciones entre Estados y organizaciones internacionales abriendo un precedente que la región no había conocido hasta ahora», señala la misiva.

También puede interesarte: OEA reacciona a cierre de sus oficinas en Managua

 

Deja un comentario