Declaran culpable de «traición a la patria» a exsacerdote Edgar Parrales

Edgar Parrales, exsacerdote de 79 años fue declarado culpable por el delito de traición a la patria. 

La información fue divulgada por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, CENIDH.

Parrales, fue arrestado el 22 de noviembre de 2021, horas después de dar una entrevista a un medio televisivo, en la que analizó la decisión del gobierno de Nicaragua de renunciar a la Organización de Estados Americanos, OEA.

La detención del exsacerdote ocurrió en medio de una ola de arrestos a críticos del gobernante Frente Sandinista.

En febrero pasado, Parrales fue trasladado a su casa, en donde permanece bajo arresto domiciliario.

Recomendamos: Detenienen a ex diplomático Edgar Parrales

La acusación

En el juicio contra Parrales se le señaló de cometer menoscabo a la integridad nacional, y además propagar noticias falsas a través de las nuevas tecnologías de la información.

La declaración de culpabilidad contra Parrales fue promulgada por Nadia Tardencilla Rodríguez, jueza titular del Juzgado Segundo de Distrito Penal de Managua.

Tardencilla Rodríguez, es hija Orlando Tardencilla, ex guerrillero sandinista, ex diputado y recientemente último representante de Nicaragua ante la OEA.

Vida pública

Parrales, es un exsacerdote diocesano, fue fervierte defensor de la teología de la liberación en los años 70.

Dicha «militancia religiosa», le valió que en 1984, el papa Juan Pablo II lo suspendiera «a divinis», junto a otros tres religiosos nicaragüenses que apoyaban la teología de la liberación, y que además desempeñaban cargos públicos en el gobierno revolucionario sandinista.

En los años 80, Parrales fue representante de Nicaragua ante la OEA, además de Ministro de Bienestar Social.

La suspención «a divinis» impidió a Parrales, junto a los hermanos Ernesto y Ferndando Cardenal y a Miguel D’Escoto oficiar misas y comulgar.

Dicha sanción fue levantada por el actual papa Francisco a D’Escoto, y a los hermanos Cardenal en 2014 y 2018 respectivamente; sin embargo, todavía está vigente sobre Parrales, quien es además el único de los religiosos que todavía vive.

 

 

 

Deja un comentario