Dirigentes gremiales Álvaro Vargas y Michael Healy declarados culpables de «traición a la patria»

Un juez nicaragüense emitió este viernes 29 de abril, un fallo de culpabilidad por «traición a la patria», en contra de los dirigentes del sector privado nicaragüense, Michael Healy y Álvaro Vargas.

El juez Ángel Fernández González, titular del Juzgado Cuatro del Distrito Penal de Managua, hizo responsable a Healy por el delito de menoscabo a la integridad nacional; mientras que Vargas fue declarado culpable de complicidad para cometer el mismo delito.

La Fiscalía pidió se les impongan penas de 13 años de cárcel para Healy, y nueve años de cárcel para Vargas.

Lectura recomendada: Declaran culpable de «traición a la patria» a exsacerdote Edgar Parrales

Ambos hombres fueron arrestados en octubre de 2021, en medio de una ola de detenciones contra figuras de la oposición nicaragüense, entre ellos estudiantes, empresarios, periodistas y aspirantes presidenciales.

Al momento de su detención, Healy presidia el Consejo Superior de la Empresa Privada, COSEP; mientras que Vargas era el vicepresidente de esa misma entidad.

El COSEP, es el principal organo gremial de la empresa privada de Nicaragua, y desde abril del año 2018, cuando inició una fuerte crisis política y social en el país, asumió un rol crítico contra la gestión del mandatario Daniel Ortega.

Sin embargo, tras el arresto de sus directivos, el COSEP ha cambiado su actuar ante la crisis del país.

Procesos judiciales

Aunque la Fiscalía nicaragüense había dicho que los juicios contra opositores serían públicos, lo cierto es que dichos procesos se han efectuado a puertas cerradas.

También puede interesarte: Nicaragua continúa declarando culpables a opositores en cuestionados juicios

Además, durante los juicios, los abogados defensores argumentan que no se ha respetado el debido proceso, y que las pruebas o testimonios presentados para respaldar las acusaciones no concuerdan; y que sin embargo, los jueces admiten dichas  «pruebas».

Por ello, los abogados, familiares y organismos defensores de derechos humanos han calificado estos procesos penales como «falsas judiciales».

Deja un comentario