Imponen casa por cárcel a un hijo de Violeta Chamorro

Deutsche Welle
Nicaragua Managua | Violeta Barrios de Chamorro und Pedro Joaquin Chamorro Barrios
Mientras, familiares de la opositora Violeta Granera, de 70 años, pidieron a Ortega concederle igual beneficio ya que su salud se ha deteriorado.

El opositor nicaragüense Pedro Joaquín Chamorro, uno de los 46 reos condenados por el gobierno de Daniel Ortega, fue trasladado de una cárcel de la capital nicaragüense Managua a prisión domiciliaria debido al «deterioro» de su salud, informaron el domingo (01.05.2022) fuentes políticas y la familia.

«Gracias a Dios hoy (domingo) amanece en su casa Pedro Joaquín Chamorro», de 70 años, informó en su cuenta de Twitter desde el exilio la dirigente política Kitty Monterrey, expresidenta del ahora ilegal partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), del cual Chamorro fue uno de sus fundadores.

El cambio de medida cautelar de Chamorro, uno de los cuatro hijos de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997), también fue confirmado por su hermano, el periodista exiliado Carlos Fernando, director de la revista digital independiente «Confidencial».

Pedro Joaquín Chamorro fue trasladado desde la cárcel de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocida como El Chipote, a su casa de habitación debido al deterioro de sus condiciones de salud, luego de más de 300 días de estar encarcelado», indicó Confidencial.

El gobierno no se ha pronunciado sobre el traslado de Chamorro desde la cárcel a su casa.

Pedro Joaquín es hermano de la exaspirante a la presidencia de la oposición, la también condenada Cristiana Chamorro, quien se perfilaba como potencial rival para enfrentar al socialista Ortega en las elecciones de noviembre pasado. Ortega, de 76 años, logró en esos comicios obtener su cuarto mandato consecutivo desde 2007.

En riesgo la salud de opositora Violeta Granera

Mientras, los hijos de la líder opositora Violeta Granera, quien lleva 10 meses encarcelada, informaron que la salud de la mujer de 70 años se ha deteriorado, y solicitaron públicamente que sea enviada a casa bajo régimen de arresto domiciliario.

En una carta pública emitida, la familia Sandino Granera informó que la dirigente de la Unidad Nacional Azul y Blanco «se siente débil físicamente, que su cuerpo está deteriorándose y que hay mañanas en las que le es muy duro levantarse”.

A Granera, que antes de ser capturada en junio de 2021 sufría hipertensión y problemas cardíacos, le han aparecido manchas blancas y rojas en la piel. «Estamos sumamente alarmados por su condición física, nuestra madre tiene 70 años, múltiples problemas de salud crónicos, el deterioro es evidente”, agregaron.

El gobierno nicaragüense puso bajo arresto domiciliario a cinco críticos de Ortega desde la muerte en prisión, en febrero pasado, del reo conciencia Hugo Torres, el histórico guerrillero sandinista que de joven arriesgó su vida para salvar la del mandatario nicaragüense.

En Nicaragua hay al menos 181 personas «presas políticas”, la mayoría detenidas tras las manifestaciones antigubernamentales de 2018, que fueron reducidas por ataque armados que, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dejaron al menos 355 muertos.

Ortega ha tildado a los opositores encarcelados, juzgados y condenados de «traidores a la patria”, «criminales” e «hijos de perra de los imperialistas yanquis”.

Deja un comentario