El rostro de Verónica, segunda pieza en la serie de arte “de conciencia” de Kelly Molina

Verónica tiene los ojos tristes, sus pupilas se dilatan. Su cabello está arreglado, su rostro incluye la diversidad de tonos de piel, usa una blusa llamativa, pero en su boca está “la maldad”.  Entre sus labios perfectamente delineados sostiene un cigarrillo, ese que lleva al ser humano a la “cárcel de humo”  en la que viven los fumadores.

Este segundo cuadro de la serie de Kelly Molina sigue la línea de arte construida con una técnica mixta, en la que además de pintar lleva la obra a la tridimensionalidad, colocando meticulosamente colillas de cigarrillo que recolecta en las calles y recibe de amigos. Las colillas no solo le dan vida al cuadro, sino que también evidencian cuántas vidas se pierden por cada bocanada de humo.

Exposición

Para este cuadro que la de continuidad a “Cárcel de Humo”, Molina usó aproximadamente 1278 colillas de cigarro y se inspiró en la necesidad imperante de darle un rostro a Verónica, la mujer que en su primer cuadro aparece esposada a un par de pulmones deteriorados por el hábito de fumar.

Verónica es en esta serie una mujer joven, llena de vida, que se está causando un daño irreparable con un hábito que muchos consideran de lo mejor. Sin embargo, ella representa a todos los hombres y mujeres que alrededor del mundo están presos en ese vicio, que por cierto no solo daña los pulmones y el medio ambiente, sino que también representa un duro golpe a la economía de las familias, por el alto costo que implica la compra de cada cigarro.

Tanto “Cárcel de Humo” como “El rostro de Verónica” serán exhibidos este viernes, 27 de mayo de 2022, en el Centro Cultural Norteamericano Nicaragüense, en Managua . La entrada al recinto es completamente gratis y pueden conocer más de ambos cuadros en las redes sociales del artista.

Deja un comentario