¿Qué expectativa tiene la oposición nicaragüense que participará en la Cumbre de las Américas?

Redacción Voa Noticias

Los opositores nicaragüenses Enrique Martínez y Julio Hernández llevarán a la Cumbre de las Américas una voz que no han podido expresar en su país.

 

 

La denuncia sobre la consolidación de “un régimen autoritario” en Nicaragua, el cierre masivo de organizaciones de la sociedad civil, la demanda por la libertad de los presos políticos y el restablecimiento de las libertades públicas, serán temas en la agenda que llevará un nutrido grupo de la oposición a la Cumbre de las Américas de Los Ángeles.

Los principales bloques opositores de Nicaragua confirmaron a la Voz de América su asistencia a este importante foro y expresaron que “visibilizarán” su existencia, a pesar de que en Managua el gobierno del presidente Daniel Ortega ha intentado acallarlos con la cárcel.

Si bien los opositores no estarán en el foro principal junto a los mandatarios, participarán en los paneles laterales y simultáneos a la Cumbre, explicó el opositor Julio Ricardo Hernández, miembro de la Unidad Nacional Azul y Blanco (Unab).

La politóloga Nathalie Román, de 22 años, comenta que ella estará presente en el Foro de la Juventud de la Cumbre y expondrá la problemática de la corrupción en Nicaragua.

Expresa que será un espacio en el que se podrá conectar con las juventudes, que en Nicaragua han sido acalladas tras “cooptarse las universidades” y principales centros de pensamientos.

“Vemos realidades de cómo las universidades estatales han sido cooptadas por el gobierno y hemos visto el cierre de universidades privadas y cierre de oenegés, las cuales eran un principal apoyo para juventudes en Nicaragua”, subrayó la joven a la VOA vía telefónica.

Román afirma que participar en el foro le genera expectativas porque son espacios importantes en la “toma de decisiones” y “de una manera u otra trasladan demandas o necesidades de la sociedad civil nicaragüense a los grandes espacios como la OEA”.

Por otro lado el joven universitario, Enrique Martínez, quien es integrante del Consejo Político de la Unab, participará de manera virtual en un foro de la Cumbre, enfatiza que dentro de las líneas de exposición en los paneles estará como denuncia principal a “las graves violaciones a los derechos humanos que se viven en Nicaragua”, así como la situación de la libertad de expresión y libertad de prensa.

De igual forma “la situación paupérrima de personas presas políticas y el grave contexto actual de cancelaciones de personerías jurídicas que trabajaban en el desarrollo social, económico, cultural y educacional”.

“Esas serán las líneas discursivas. Luego de eso es importante adecuarse a temáticas que van en relación a la Cumbre”, agregó.

El activista Julio Ricardo Hernández, también considera importante la representación de la oposición a Ortega, porque enfatiza que hay un poco de temor de que la palabra Nicaragua ni siquiera aparezca en la declaración final por la posición que han tenido algunos países como México, Chile y Honduras.

“Hay países que no simpatizan con Ortega, pero no están del lado de la política Norteamérica de aislamiento, entonces, para lograr amplios consensos, es posible que no se incluya a Nicaragua en la declaratoria. Sin embargo, hay otros espacios en donde queremos elevar la voz”.

Hernández subraya que se instará a diferentes gobiernos “a que tomen cartas en el asunto para lograr una solución a la crisis” en Managua “y se empiece en primer lugar con la liberación de presos políticos y restauración de las libertades que no tenemos en Nicaragua”.

Finalmente considera importante “que se haga sentir en todo las Américas que la oposición nicaragüense está viva, pese a que ha sido golpeada y exiliada”.

“Hay que pegar nuestro grito hasta donde sea posible. Los nicaragüenses gritaremos desde todos lados: más presión internacional contra Ortega y es importante que los hagan desde sus organizaciones porque están despojadas de sus personerías jurídicas” concluye.

De la administración del presidente Ortega no irá ninguna comitiva, según dijo el mismo mandatario en un discurso público en el que intentó minimizar a la Cumbre de las Américas, a la que llamó “una colonia de Estados Unidos”.

 

Deja un comentario