negocio online

El INSS registra pérdida de casi 8,000 empleos en los últimos cuatro meses. Acá una posible razón

Pese a la pérdida y desaceleración en el mercado del trabajo en el periodo abril-julio de este año, el Gobierno insiste en que este año el país ha reducido los niveles de empleos precarios a menos del 40 por ciento

El INSS registra pérdida de casi 8,000 empleos en los últimos cuatro meses. Acá una posible razón

Algo no está cuadrando en las aritméticas económicas del régimen de Daniel Ortega. La creación de empleos no está en sintonía con el desempeño de la economía que está creciendo, sino por el contrario, el mercado del trabajo está arrojando signos como que la actividad económica está atravesando por una recesión, afectando la creación del empleo formal en los últimos cuatro meses de este año (abril-julio).

Los números recién actualizados del Banco Central de Nicaragua muestran que el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) lleva cuatro meses consecutivos registrando pérdidas de empleos, cercanas a las 8,000 plazas, entre abril y julio de este año.

Si bien detrás de la pérdida de empleos hay un factor de estacionalidad por el fin de periodo de cortes u otras labores en el campo, los números muestran que en los últimos cuatros meses las actividades están creando a menor ritmo empleos y otras están perdiendo afiliados.

En concreto, entre abril y julio, que es el periodo que el INSS muestra pérdidas continuas de afiliados, la actividad agropecuaria dejó de afiliar a 14,365 trabajadores, un número mayor con relación a los 13,168 que se registró en igual periodo del año pasado.

Es decir, que este año, pese a que existen mejores precios a nivel internacional para los productores agropecuarios, la actividad en el campo ha optado por sacar del INSS a un mayor número de sus trabajadores que contrataron de forma temporal.

De hecho, Ovidio Reyes, presidente del Banco Central, en declaraciones a un medio de propaganda de la dictadura el pasado 17 de agosto, explicó que “el empleo formal tiene estacionalidad, o sea, hay meses en que sube, baja, por la característica propia de nuestra economía que tiene un 20 por ciento del sector agropecuario y en el grueso de la cosecha entonces se emplea más personas y ahí se incrementa. Hay elementos estacionales, pero aislando elementos de esas estacionalidades el empleo formal se viene recuperando”.

El año pasado, entre abril y julio efectivamente la actividad agropecuaria perdió 13,168 plazas tras el fin del periodo de recolección de la cosecha u otras actividades en el campo, pero esa reducción fue compensada por la creación más acelerada de empleos en las otras actividades económicas: 19,280 empleos nuevos.

El aporte mayor de más plazas de empleos de las otras actividades fue lo que permitió que ese cuatrimestre el INSS cerrara con un aumento de 6,112 plazas, comparando julio con marzo, aún con la pérdida masiva en el sector agropecuario.

Pero los números este año no se comportan de la misma manera, más allá del factor de estacionalidad en la actividad del campo. La reducción de 14,365 afiliados en el sector agropecuario no pudo ser contrarrestada con la creación de apenas 6,412 empleos del resto de actividades entre abril y julio.

Y es que además del agro, en los últimos cuatro meses de este año, el sector que agrupa a electricidad, agua y gas sacó del INSS a 83 trabajadores; y la construcción dejó de afiliar a 1,381. El año pasado en igual periodo, el primero dejó de afialiar a 100 y el segundo había contratado a 774.

Lea también: El otro drama tras el cierre de organizaciones: desempleo, extrabajadores en el exilio y víctimas de discriminación

El resto de sectores creó empleo a menor ritmo que el año pasado entre abril y julio versus marzo. La industria manufacturera en los últimos cuatro meses de este año (abril-julio), solo ha contratado y afiliado a 1,215 trabajadores, mientras que el año pasado entre abril y julio inscribió a 10,141 ante el INSS. Esto a pesar que este año esta actividad se ha favorecido por mayores precios de sus productos de exportación a nivel internacional, al igual que el agropecuario.

En tanto, el sector que agrupa a transporte, almacenamiento y comunicaciones este año en el periodo de referencia afilió a 364, mientras que el año pasado fueron 2,061, lo que mostraría que hay un menor ritmo de afiliación este año.

La actividad financiera en los últimos cuatro meses de este año ha afiliado a 1,831 trabajadores, mientras que el año pasado entre abril y julio contrató a 2,021. Esto a pesar que los números del Banco Central reflejan que el sector financiero ha acelerado la entrega de créditos, su principal negocio.

Por su parte, el sector de servicios comunales, sociales y personales en los último cuatro meses contrató a 2,275 adicionales, mientras que el año pasado fueron 2,367.

Es la actividad minera la que ha acelerado un poco las contrataciones. Entre abril y julio de este año afilió al INSS a 120 colaboradores, mientras que el año pasado en ese mismo periodo fueron 104. El problema de este sector es que no tiene un peso significativo en la generación de empleos en el mercado laboral, debido a que del total de afiliados hasta julio (785,885), solo a minería corresponden 5,902 trabajadores.

La reducción de empleos y la ralentización en la contrataciones de los sectores en los últimos cuatro meses ha sido relativamente compensado con los aumentos que se registraron en el primer trimestre de este año, lo que ha permitido que a julio de este año, el INSS reporte 785,885 afiliados, un poco más de 27 mil, comparado con igual periodo del 2021.

A continuación estos son los afiliados totales de cada una de las actividades económicas que aportan al INSS, comparando el acumulado a julio de este año con igual lapso del 2021.

Actividades económicas A julio 2022 A julio 2021 Nuevos afiliados
Agropecuario, silvicultura, caza y pesca 62,083 61,011 1,072
Minas y canteras 5,902 5,720 182
Industria manufacturera 185,268 173,543 11,725
Electricidad, gas y agua 8,200 8,882 -682
Construcción 22,433 24,440 -2,007
Comercio 117,412 109,387 8,025
Transporte, almacenamiento y comunicaciones 39,265 35,855 3,410
Financiero 4/ 75,028 71,521 3,507
Servicios comunales, sociales y personales 270,294 268,370 1,924
Total 785,885 758,729 27,157
4 / Incluye intermediación financiera y actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler. Fuente: BCN

Pese a la pérdida y desaceleración en el mercado del trabajo en el periodo abril-julio de este año, el Gobierno insiste en que este año el país ha reducido los niveles de empleos precarios a menos del 40 por ciento, según arrojó la última Encuesta Continua de Hogares que el Gobierno aplicó en el segundo trimestre de este año, divulgada por el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide).

Al segundo trimestre de este año, la tasa de subempleo se situó en 38.5 por ciento, tras experimentar un descenso respecto al primer trimestre, cuando se ubicó en 40.4 por ciento.

En el primer trimestre del 2018, es decir antes del estallido social en abril de ese año, la tasa de desempleo era de 4.8 por ciento y el subempleo en 44.1 por ciento. Es decir que, según las cuentas del Gobierno, el impacto de tres años de recesión económica ya fue revertido e incluso se está mejor que antes de la convulsión social.

“El primer indicador de impacto de estas estadísticas (de crecimiento) que hemos presentado de actividad económica es el empleo. El empleo está avanzando; claro, uno quisiera que avanzara a mayor velocidad, pero en las condiciones económicas actuales es una buena velocidad la que lleva la recuperación”, afirmó Reyes.

relaciones clientes