Secretario general de la OEA se reúne con opositores desterrados de Nicaragua

222 opositores nicaragüenses que estaban presos en su país por manifestarse en contra de la dictadura de Daniel Ortega fueron enviados a Estados Unidos en condición de deportación

Secretario general de la OEA se reúne con opositores desterrados de Nicaragua

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha recibido a algunos opositores que estaban presos en Nicaragua por manifestarse en contra de la dictadura de Daniel Ortega y que el pasado 9 de febrero fueron enviados a Estados Unidos, en un acción sin precedente.

La admás: Ortega planteó el destierro de presos políticos desde la farsa electoral de 2021. ¿Qué destrabó con esta decisión? Aquí el análisis de expertos

Almagro publicó fotos con los opositores Juan Sebastián Chamorro y Félix Maradiaga, con quien sostuvo una reunión conjunta, en la que también estuvieron sus esposas, Victoria Cárdenas y Bertha Valle, respectivamente.

Secretario de la OEA, Luis Almagro, con los opositores nicaragüenses Féix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro, junto a sus esposas. Foto de la OEA

Almagro también se reunió con el politólogo José Antonio Pereza, quien también estaba preso en Nicaragua y fue desterrado.

Politólogo nicaragüense José Antonio Peraza y el secretario general de la OEA, Luis Almagro. Foto OEA

La OEA fue uno de los organismos regionales que mantuvo una constante demanda de liberación de los presos políticos de Nicaragua y condena al régimen de Ortega por las violaciones a los derechos humanos que se cometen en este país a nivel oficial.

El pasado jueves 9 de febrero, 222 opositores que estaban presos en diferentes cárceles de Nicaragua por manifestarse en contra de la dictadura Ortega Murillo, fueron enviados a Estados Unidos, en un acto sin precedente en la historia política del país, lo que también significó una acción humanitaria de la Administración de Joe Biden que hizo posible el traslado aéreo a Washington a través de un vuelo privado. Además les brindaron asistencia médica, económica y alojamiento en un hotel.

Sin embargo, para los críticos ésto significa un destierro de opositores y otra acción autoritaria y violatoria de los derechos humanos de parte de la dictadura de Ortega.

Particularmente el obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, se negó a salir de Nicaragua, debido a esto, Ortega lo condenó a 26 años de cárcel y lo envió al sistema penitenciario “Jorge Navarro”, ubicado en el municipio de Tipitapa, conocido como “La Modelo”.