negocio online

Para Dominicana, no ganar el Clásico sería un fracaso, reconoce su mánager

Con un equipo repleto de superestrellas, encontrar tiempo de juego y mantener a todo el mundo contento no es fácil. Pero en sus primeros días, esta selección dominicana lo está haciendo lucir fácil

Para Dominicana, no ganar el Clásico sería un fracaso, reconoce su mánager

Manny Machado fue el primero en levantarse y hablar. La superestrella de los Padres y la República Dominicana compartió su experiencia de jugar en el Clásico Mundial de Beisbol del 2017, un evento al que a menudo califica como uno de los más impactantes en su carrera.

Nelson Cruz, quien es jugador y gerente general de este roster de ensueño, siguió a Machado. Robinson Canó, un jugador con 2,639 hits en las Mayores y que llega a este Clásico con un papel limitado, intervino recordando algunas de las cosas que lo ayudaron a ganar el premio a Jugador Más Valioso en el torneo de 2013.

Los jugadores más jóvenes del equipo siguieron a los veteranos. Julio Rodríguez compartió algunas de sus experiencias, incluido su tiempo representando a su país en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Willy Adames y Teóscar Hernández también compartieron algunas palabras.

“Ver a todos ahí juntos y compartiendo historias fue una de las mejores experiencias de mi carrera”, dijo Adames. “Aprendes mucho sobre los torneos anteriores y eso te motiva, porque ves lo humildes que son muchachos como Manny Machado, Robinson Canó y Jean Segura. Ellos simplemente te motivan a querer seguir con el legado de la República Dominicana”.

En un principio, no se suponía que la cena del martes por la noche en Fort Myers, Florida, fuera algo tan notable. No asistieron invitados especiales. No había cámaras alrededor. Era simplemente una cena programada para el grupo, algo que no es raro en un equipo que se dirige al Clásico Mundial de Beisbol.

Pero rápidamente, mientras todos miraban los nombres en el salón, quedó claro cuán especial es la colección de talento que representará a la República Dominicana en el WBC. Y el miércoles por la tarde, el mundo vio por primera vez el poderío de este equipo repleto de estrellas cuando R.D. venció a los Bravos, 9-0, en un juego de exhibición en el Cool Today Park.

“[Walt Weiss, el coach de la banca de Atlanta] me dijo, ‘¿Tienes la hoja con el line up?’ Y le dije, ‘Claro que sí, voy a guardarla”, dijo el manager de los Bravos, Brian Snitker, después del partido. “Me gustaría que me lo firmaran, un par de ellos, después de que entren al Salón de la Fama”.

Entre los muchos puntos que se tocaron durante la cena del martes, fue que cada jugador tendrá que dejar su ego en la puerta para que este equipo dominicano gane su segundo título del WBC. El excampocorto José Reyes, quien participó en cada uno de los últimos cuatro Clásicos, dijo que ésa fue la clave del éxito que tuvo el país en 2013.

“La química que ya hemos establecido es algo especial”, dijo Hernández. “No he compartido con muchos de estos muchachos antes, pero ahora se siente como si nos hubiéramos conocido desde hace mucho tiempo. El grupo es muy talentoso, y ahora simplemente tenemos que dar lo mejor de nosotros y con suerte ganarlo todo”.

Con un equipo repleto de superestrellas, encontrar tiempo de juego y mantener a todo el mundo contento no es fácil. Pero en sus primeros días, esta selección dominicana lo está haciendo lucir fácil.

El miércoles, Canó, quien disputó casi toda su carrera de Grandes Ligas en la segunda base, se hizo cargo de la primera almohadilla para reemplazar a Vladimir Guerrero Jr., quien tuvo que retirarse del torneo por una molestia en la rodilla derecha. Adames, el torpedero estelar de los Cerveceros, jugó en la intermedia. Jeremy Peña, el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial del 2022, bateó de noveno.

Rafael Devers, uno de los jugadores mejor pagados de Grandes Ligas, fungió como bateador designado contra los Bravos porque Machado, otro de los jugadores más asalariados de la liga, aporta una defensa élite en la tercera base.

En la banca, la República Dominicana cuenta con Wander Franco y Ketel Marte, que son considerados piedras angulares de sus respectivas franquicias. Juan Soto, quien probablemente sea el mejor jugador de la selección, obligará a otro bateador talentoso a salir de la alineación titular.

El prospecto zurdo de los Bravos, Dylan Dodd, abrió el juego del miércoles ante la selección dominicana. Tras dos entradas en blanco, cedió cinco carreras en la tercera, incluyendo un jonrón de tres carreras de Canó.

“Después del segundo inning, me sentía muy bien”, dijo un Dodd sonriente. “Me pusieron en mi lugar bien rápido”.

Con este nivel de talento, vienen altas expectativas. La escuadra dominicana es la favorita para ganar el torneo. La gente en la isla estará pendiente de cada pitcheo. Cómo le vaya a este conjunto en las próximas dos semanas determinará cómo la gente los recuerde. Están ansiosos por respaldar su talento.

“Sería un fracaso”, dijo el manager de la selección de la República Dominicana, Rodney Linares, al preguntársele qué sucedería si República Dominicana no ganara el torneo. “Creo que tenemos todo lo que necesitamos tener como equipo para competir y ganarlo”.

relaciones clientes